Encuentro entre América Latina y la Unión Europea

Por Carlos Duré
Argentina

Agencia SICLA, 17/5/02.- Se produce un encuentro entre América Latina y la Unión Europea en un marco de asimetría en perjuicio de los latinoamericanos.

Desde este lado del Atlántico se zarpó con valijas llenas de conflictos. Colombia en guerra, México desorientado ante el muro norteamericano y las vacilaciones de su Presidente disculpándose por su desaire a Cuba, Venezuela con el petróleo en oferta y un proyecto autónomo golpeado con dureza el 11 de Abril pasado. Brasil con la Amazonia en liquidación y la predecible interna del PT si gana Lula.

Pero el más liviano de equipaje es el Presidente Duhalde de la Argentina, país en moratoria inexorable de su deuda externa.

Sobre él se fija la mirada rapaz de Europa y USA. Las potencias consideran más que amenazador el experimento argentino que las otras crisis latinoamericanas siempre presentes en sus análisis. La impaga deuda argentina pone a muchas empresas, bancos y millones de ahorristas electores al borde de la quiebra por reacción en cadena.

Si bien los países latinoamericanos antes mencionados son mercados en disputa entre norteamericanos y europeos, el colapso de Enron, y la crisis del Santander respectivamente reducen a matices sus diferencias y los enfilan detrás del FMI y sus ajustes, que exceden el ámbito financiero para incursionar en la política general fisurando la soberanía de las naciones.

Agobiados por la estrategia castrense de USA, Brasil y la Argentina corren contra reloj por sus desquicios internos para construir el Mercosur.

Estados Unidos intenta succionar este mercado regional hacia el ALCA. Europa, cuando Raúl Alfonsín gobernaba por sí mismo, ya había anticipado algunos convenios birregionales con la activa intercesión del actual Ministro de Economía argentino, Lavagna.

Querer apoyarse en unos para mejorar la capacidad de negociación con los otros tendría alguna perspectiva si lo que estuviera en juego fueran sólo cuestiones pecuniarias, no un tubo de oxígeno para el microclima político.


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones