Quién debe irse

Por E. Bell

Buenos Aires, Agencia SICLA, 13/7/02.- Desde el anuncio del adelanto de las elecciones a Marzo, con sus internas en este año, el espectro político partidario y apartidario se pronunció en contra de que sólo se elija Presidente y Vice (con todos los cambios en el Ejecutivo que implica), o de que falten tantos meses. Y otros, directamente, planteando que las elecciones no sirven.

El último caso es el más desconectado del entusiasmo general por cambiar las caras de sus autoridades. El primero y principal, el que se vayan todos, es el que hasta ahora no encuentra forma de instrumentarse.

La información en la que nos basamos en SICLA para estos análisis diarios, proviene de los diarios provinciales y municipales de Argentina, en los que encontramos cotidianamente cómo la vida municipal está estrechamente relacionada con la política nacional, con la diferencia de que en cada localidad los hechos se realimentan con la actividad social y política de individuos y organizaciones. No es así en la política nacional, salvo en ocasiones como la del 20 de Diciembre.

La importancia que tiene esto en los próximos meses reside en que, al día de hoy, las organizaciones políticas o para ser más amplios los ciudadanos en general no han podido salir de la ilusión de que el destino del país depende de grandes personajes u organizaciones gigantescas, y no se ha modificado durante años la participación política en las pequeñas jurisdicciones. Al fin y al cabo, que un partido acostumbrado a ser oposición no pueda mantenerse en el gobierno no depende tanto de la oposición mayoritaria en Diputados o Senadores, sino de que en Argentina existen 2.112 Municipios, repartidos en 24 Provincias. Sólo el 4,5% de esos Municipios está administrado por partidos vecinales, y el 95,5 % por partidos nacionales o provinciales, aliados con estos últimos.

El deseo de que se vayan todos, reelegir todos los cargos políticos, significa reemplazar 2.112 Intendentes Municipales, y casi 2.000 consejos deliberantes completos. Con los nombramientos posteriores a este cambio, son alrededor de 35.000 cargos públicos que deben ser ocupados por gente nueva, para cumplir este deseo.

El sistema electoral, o sus autores, parecen conocer esta situación y se ha logrado que la letra de la ley obstaculice la creación de partidos vecinales y sea más fácil, proporcionalmente, crear un partido nacional (que con personería jurídica en 5 provincias ya puede acceder al poder nacional).

Otro factor importante es la diferencia que se ha dejado desarrollar entre Municipios y cantidad de población. Los casos más interesantes son Provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En Provincia existen jurisdicciones municipales de hasta 3 millones de habitantes, mientras que el 82% de esos 2.112 municipios tiene un promedio de casi 100 mil. ! Y la Ciudad Autónoma directamente se ha olvidado de su división federal, violando la constitución.

De esta manera es imposible para un partido chico acceder al gobierno. Son sólo detalles, pero definen al fin y al cabo, las relaciones sociopolíticas a nivel humano...


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones