Jujuy: Represión por marcha para que se vayan todos

28 desaparecidos en Jujuy

Buenos Aires, Agencia SICLA, 23/9/02.- El viernes pasado en San Salvador de Jujuy hubo una manifestación organizada por la Corriente Clasista Combativa (CCC) y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) con el reclamo de "que se vayan todos" en clara alusión a funcionarios, dirigentes políticos y sindicales. La consigna -bastante popularizada- comprende a personajes de la provincia y a personajes de alcance nacional.

Hubo una dura represión policial presuntamente causada por acciones violentas del bando manifestante. Los dirigentes de la protesta aseguran que esa "violencia" provino de infiltrados.

Gases lacrimógenos, balas de goma, 127 detenidos durante y después de la manifestación, y 28 desaparecidos es el saldo de la represión policial.

El jefe de Policía de Jujuy es el Teniente Coronel (RE) Horacio Gentiluomo, rudo brazo derecho del gobernador Fellner.

El 5 de Agosto de 2001, el diario Página/12 publicó en la página 2, una nota del periodista Felipe Yapur titulada "chicos policías". Una foto muestra a niños con uniforme militar presentándose en formación ante su jefe, Gentiluomo.

El policía explicó la creación de Agrupaciones de Policía Infantil "... porque en su momento perdimos la oportunidad histórica de cambiar las cosas definitivamente".

Los niños policías tienen edades que van de 6 hasta los 16 años. Es decir que los mayorcitos ya tienen 17 años y sin su uniforme de combate pueden pasar perfectamente por manifestantes.

La información destaca una denuncia de Carlos El Perro Santillán (CCC) de detención de chicos vendedores ambulantes.

En definitiva, hay 28 personas que integraban la manifestación desaparecidas. Y hay un jefe de policía que no está dispuesto a perder ninguna oportunidad que le dé la historia.

La Defensoría y el caso de Ezequiel De Monti

El crimen del joven Ezequiel de Monti, que concita la atención de todos los medios, por carácter transitivo atrajo la presencia de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires a cargo de Alicia Oliveira.

Desde el primer momento en que la TV difundió el hecho, el Defensor Adjunto Gustavo Lesbegueris -ex profesor secundario- acompañó a los familiares de De Monti, cuyo cuerpo no aparecía en el Riachuelo a la altura de Pompeya Jurisdicción de la Comisaría 34.

En el verano de 2001, la Defensoría acordó con la biblioteca de Pompeya, que la institución fuera una receptoría de denuncias del vecindario.

Entre los funcionarios que concurrieron a esa reunión inaugural estaba Gustavo Lesbegueris. La biblioteca invitó a dicha reunión a los titulares de las comisarías 32 y 34, quienes no asistieron, ni enviaron representantes, ni se comunicaron para excusarse. La razón de tal actitud se conoció extraoficialmente: la Policía Federal no mantenía buenas relaciones con la Defensoría, puesto que esta se oponía a la reinstauración de los edictos policiales.

A raíz de hechos de violencia callejera, la biblioteca de Pompeya recibió en Julio, un petitorio de unos cien vecinos para iniciar una actuación en la Defensoría al efecto de que el gobierno de Ibarra se ocupe de la situación de inseguridad y para que se elabore un proyecto de ley de creación de la policía distrital (actuación 7121/02) con la supervisión del reclutamiento y la formación de los policías a cargo de consejos comunales y bajo los principios de la Constitución local.

Si bien la Defensoría incluyó esta actuación dentro de su área de interés, al producirse el nefasto hecho de Ezequiel, víctima de algunos policías de la comisaría 34, el defensor Lesbegueris no mantuvo ningún contacto con los denunciantes de la actuación 7121/02. No obstante, es de destacar su esfuerzo personal para acompañar a los familiares de las víctimas ante la requisitoria de casi todos los medios de prensa.


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones