La plata dulce y la universidad

Por Carlos M. Duré

Buenos Aires, Agencia SICLA, 26/9/02.- Empresarios de la provincia norteña de Tucumán reclaman mayor eficiencia en la universidad y su arancelamiento para lograrla. En el envío del 1/9/02, esta agencia yuxtapuso a la opinión del Director de Planeamiento Político de USA, Richard Haas, quien entiende que no hay una crisis en Latinoamérica, entre otros ejemplos, el abandono de estudios universitarios en Tucumán a causa de la pobreza y el hambre.

Los principales empresarios de esa provincia se ocupan de la producción agrícola en los rubros cítricos y azucarero. Como ya se ha consignado en este servicio, Tucumán recibe un 72% de apoyo económico nacional, tiene una baja recaudación impositiva y un alto desempleo en el sector privado. Los empresarios agrícolas protestaron oportunamente por las retenciones a las exportaciones -un 20%- por el Estado Nacional y también oportunamente afirmaron junto con sus colegas de Jujuy que "los azucareros no necesitaban financiación para cosechar y exportar".

La verdad es que al no cobrárseles ese 20% a los azucareros y limoneros la plata que le manda la nación (un 72% del PB geográfico) incluye una especie de subsidio a los ingenios. Es decir la pretendida autofinanciación de este sector es falaz.

Ahora bien, si no cumplen sus obligaciones fiscales, el Estado Nacional no puede asistir, por ejemplo, al presupuesto universitario que comprende a la Universidad Nacional de Tucumán. En definitiva, los empresarios de esa provincia esperan que el Estado los subsidie a ellos y que los estudiantes universitarios sostengan económicamente una universidad que así será "más eficiente".

La eficiencia en este caso consiste en que cada vez mayores sectores sociales puedan ingresar y permanecer en la universidad en forma gratuita. A su vez la universidad debe decirle al gobierno que le cobre los impuestos a los que la critican.


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones