La naturaleza detesta el vacío y el pueblo también

Por C. M. Duré

Buenos Aires, Agencia SICLA, 11/10/02.- La crisis argentina es política. Lo afirma el FMI cuando exige un consenso similar al de los partidos brasileños antes de las elecciones. En su opinión el fin de la crisis política está en el compromiso de pagar la deuda externa mas allá de las ideologías y de coyunturas electorales.

Se puede entender que la crisis política se da en el campo de las relaciones entre países acreedores y países deudores, ricos y pobres, con los organismos internacionales que siempre "igualan" por el standard de las potencias (stándar and poors: stándar y pobres).

Pero no caben dudas que la mezquindad política local es en si una crisis que impide a la Argentina asumir una posición clara en lo internacional.

Si hay pobreza que no se note

La resolución de la jueza federal con competencia electoral, Maria Romilda Servini de Cubría, remite a la autodeterminación de los partidos políticos el modo de determinar sus candidatos, con lo que termina con las internas abiertas. Los partidos políticos quedan así a salvo de exponer su magra representatividad política. Podrán, pues, presentar sus candidatos avalados por un padrón de afiliados de 20 años atrás, viciado de errores y fraudes, que la misma jueza se negó a difundir.

Las encuestas muestran con elocuencia que los partidos políticos son cáscaras vacías y que los dirigentes se respaldan en meros sellos y algunos rentados, o aspirantes a la renta política.

Lo lamentable es que las asambleas populares, las organizaciones alternativas, también se han reducido a lo mismo. Eso ha ocurrido por la manipulación partidaria que las contagió con su vacuidad. O, en el caso de las más auténticas, por la ingenuidad política de sus integrantes que termina por convertir al más voluntarioso en un escéptico.

Esta agencia recomienda leer la información que acompaña esta opinión y que describe muy bien la realidad política nacional extractada en la ciudad de Luján. El periódico Novedades, de esa localidad bonaerense, hace una crónica de uno de los tantos encuentros de facciones que merecerían ser recopilados así por politólogos como por cineastas.

Si bien la crónica no requiere comentarios por elocuente, vale la pena tomar algunos detalles y despanzurrarlos.

No habrá más penas ni olvido

La Asamblea de vecinos de Luján hizo el 25/9 un "piquete" por la salud a raíz de los conflictos y carencias del hospital y sus trabajadores. Fueron 40 personas -promedio de asistencia de todas las asambleas del país- que en opinión de militantes del Partido Obrero que la integraban era una muestra de fuerza que atemoriza al Estado.

Misma hora y mismo lugar. El Estado atemorizado convoca a tres gremios -ATE, municipales y de la salud-, reúne 100 personas, visto lo cual, se convoca a sí mismo en la persona del intendente Prince.

Ahuyentados todos los "piqueteros" llegan dos camiones de basura que cortan la calle (sindicato de camioneros que responde al sindicalista Moyano que apoya al candidato Rodríguez Saá). El dirigente Peñalba, después de aplaudirlo al intendente, dice que quieren explicarle la defensa de la fuente laboral.

Prince entiende el mensaje y antes de volver a su despacho dice que los problemas de Luján lo resuelven los lujaneros y las cuestiones internas las resuelven con los trabajadores.

El periódico Novedades dice que el hospital de Luján tiene un presupuesto de 5 a 6 millones de pesos anuales y que el 66% se destina a sueldos. En el primer semestre de 2002 supuestamente gastó 2,6 millones. Pero sólo pago 1,6 millones, de allí la deuda salarial por la que reclamaba la asamblea.

No obstante esta diferencia en los números, el sindicalista Pañalba dijo que no tenía reclamos. Los vecinos escépticos de Luján, antes de excusarse de ir a la próxima asamblea, se preguntarán: cuándo el intendente dijo que "los problemas internos los arreglamos con los trabajadores"¿a cual de los allí presentes se refería?

El episodio termina con un abrazo entre Prince y Peñalba y la frase cualquier parecido con personas reales es casualidad.


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones