Reapertura de fábricas

Por Raúl González

Buenos Aires, Agencia SICLA, 14/10/02.- La crisis argentina, además de acarrear las negativas consecuencias para el país, generó formas de organización y de vehiculizar soluciones. La formación de asambleas por barrio fueron una respuesta a la irrepresentatividad de las organizaciones políticas.

La formación de asambleas por barrio fueron una respuesta a la irrepresentatividad de las organizaciones políticas.

Otro hecho importante es la reapertura de fábricas o empresas cerradas o quebradas en manos de los trabajadores.

En Uruguay la crisis caló hondo y significó la disparada del dólar, la baja en un 66% de las exportaciones al país vecino y el "corralito" bancario. Pero también trajo aspectos positivos, como el cuestionamiento a las políticas del FMI, por ejemplo la cooperativización de empresas.

Aunque desde mediados de la década del '90, ex empleados reabren las empresas, este proceso se intensificó en el último tiempo.

La decisión de los trabajadores de organizarse para preservar la fuente laboral obedece principalmente a dos factores. A la imposibilidad de encontrar un nuevo empleo y reconocimiento de la capacidad que tienen los trabajadores para administrar y planificar la producción.

A este proceso el socialismo lo plantea como la autogestión del medio de producción, como una forma de abolir la propiedad privada y con ello la expoliación del obrero, todo esto en el marco de un cambio de sistema.

Lo no concebido hasta el momento, es que la apropiación colectiva del medio de producción, aunque sea de manera transitoria, se da sin la apropiación del poder político. De esta manera conviven dos formas de producción, aunque una prevalecerá por sobre la otra.

Pero en todas las empresas que reabren no se da la misma manera de concebir la organización.

Los integrantes de Coutram, que se dedica a la grifería, decidieron que la organización se basara en la igualdad de todos sus integrantes. Pero por fuera contratan una persona que lleve adelante la administración y otro que realice las ventas.

Otra forma es la implementada por los ex empleados de la empresa Nibopolast, en su momento una de las principales productoras de elementos plásticos, los trabajadores se organizaron junto al Sindicato, otras cooperativas y el Ministerio de Trabajo para que la fábrica siga funcionando.

El Ministerio de trabajo ha intervenido en varias experiencias. Esto lo hace como parte de las directivas de la 90 Conferencia Mundial del Trabajo, que se realizó en Junio de este año.


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones