Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
  10 mil obreros toman los medios de producción y producen (Parte I)
Por la Redacción
 

Buenos Aires, Agencia SICLA, 24/10/02.- Un fenómeno raro se está produciendo en la República Argentina con alguna repercusión en Uruguay y Brasil, sus socios del Mercosur. Unas 1.800 empresas quebradas se hallan en manos de sus trabajadores que las explotan en forma cooperativa. Mas de 10 mil obreros, entonces, mantienen su medio de vida bajo distintas formas jurídicas de apropiación.

En algunos casos está semi colectivización de los medios productivos se produce con el apoyo del Estado (gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y provincia de Entre Ríos).

También se da mediante la cooperativización formal como en el caso de SIAM o la tenencia de hecho, cuyo ejemplo más difundido es Zanón en Neuquén.

Un antecedente a tener en cuenta se produce a fines de los ´80 en Quilmes, provincia de Buenos Aires. Las fábricas metalúrgicas Gral. Moscóni, Gral. Savio y ADABOR fueron tomadas por sus obreros después de su cierre por quiebra. La CGT zonal y en particular la Unión Obrera Metalúrgica, liderada entonces por "el Barba" Gutierrez y la lista marrón opositora a Lorenzo Miguel, apoyaron y coorganizaron las cooperativas.

El problema que enfrentaron en aquel momento fue la cancelación de compras de sus principales clientes que desconfiaban de la capacidad autogestionaria de los obreros o directamente por prejuicios ideológicos. La fábrica Gral. Savio, por ejemplo, proveía de partes de máquinas a la empresa Loma Negra de Amalia Lacroze de Fortabat, quién canceló sus compras por considerar "socialista" aquella experiencia. Adabor era proveedora de Ferrocarriles Argentinos.

Después de 12 años, un simple vistazo a una de esas empresas, General Savio, evidencia una frustración que no debería menoscabar el actual proceso. En lugar de la fábrica hay un supermercado de una cadena internacional. Gutiérrez actualmente es secretario de relaciones internacionales de la CGT y diputado nacional por el Polo Social.

Sin embargo, no se puede imputar a este dirigente sólo interés instrumental en las cooperativas de trabajo para conservar una base propia que facilitará su reubicación en la interna gremial. Porque el hecho tiene valor en sí mismo como respuesta a la declinación del aparato productivo argentino. Sobre todo cuando otros dirigentes gremiales negocian con la patronal justamente el cierre de la empresa.

Contemporáneo a esta experiencia ocurrió el cierre del diario La Razón, que entonces tenía 800 empleados y una deuda con la obra social de UTPBA (trabajadores de prensa) de u$s 2 millones. Ante la pérdida inminente del empleo, se propuso la cooperativización del medio. Pero trascendió que una donación de u$s 150 mil de la patronal a los representantes sindicales habría sido la causa del bloqueo de la cooperativa.

El conflicto entre el movimiento obrero orgánico más importante en la Argentina, la CGT, y la autogestión obrera en forma cooperativa reside en que esta mengua la masa de afiliados de los sindicatos pues la cooperativa es una empresa y sus socios, al margen de la persona jurídica, son trabajadores autónomos.

La ocupación y usufructo colectivo de empresas aniquiladas por sus dueños es una interesante forma de reactivación.

Para los sindicatos, no obstante, da lo mismo una fábrica abandonada que una cooperativizada. En ambos casos pierden afiliados, y, en consecuencia, recursos y poder político.

No sería extraño que las patotas que hostigan a los obreros ceramistas de Zanón contaran con la aquiescencia de la patronal, del gobierno de Neuquén y del sindicato, cada uno por diferentes motivos que confluyen en el ahogo de la iniciativa de los desocupados.

Acaso la solución pasaría por modificar el status de autónomo del cooperativista de trabajo, que este tipo de cooperativas sea de trabajadores y no de trabajo manteniendo su pertenencia sindical que motivaría el apoyo del sindicato en conflictos ya no con los patrones sino con el Estado o en las relaciones internas de producción.


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones