Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
  10 mil obreros toman los medios de producción y producen (Parte II)
Por la Redacción
 

Buenos Aires, Agencia SICLA, 25/10/02.-Antes de la catarsis argentina que el 20 de diciembre 2001 desalojó del Poder Ejecutivo a la dupla De la Rúa-Cavallo, la capacidad industrial estaba reducida entre un 36% y un 40% con un nivel de desocupación del 18% (a Octubre 2001 según la ministra de trabajo de aquel gobierno, Patricia Bullrich). Esas cifras u otras un poco peores tenían una estrecha relación con la paridad $1 por U$S 1 que favorecía la importación de bienes y la remesa de divisas al exterior por el sector de servicios extranjerizado.

El cierre de empresas y el concurrente desempleo se produjo principalmente en el sector PyME vinculado al mercado interno, que, por lo dicho, llevaba tres años de retracción.

Las PyME solían autoliquidarse y sus dueños optaban por refugiar su capital en los bancos dentro y fuera del país. Las grandes empresas de capital transnacional subcontrataban PyMEs -las que quedaban- mayoritariamente de servicios. El 80% de la mano de obra era ocupada por las PyME. Por lo que fácilmente se puede deducir que aquel 18% de desocupación se originaba en su cierre, quiebre o reducción.

La devaluación y el corralito atraparon muchas PyME. El corralito, por impedirles volver de la especulación financiera a la actividad productiva. La devaluación provocó un auge de la exportación y reactivó en cierta medida a algunos sectores industriales que sustituyen bienes antes importados. Ese transitorio desencuentro entre empresarios locales y la oportunidad de absorber (mediante exportaciones a $3,50 por dólar) una masa de riqueza devengada por la caída en un 70% del costo laboral, provocó un vacío que en parte es llenado por los propios obreros.

Así lo admitieron trabajadores cooperativos de SIAM que, aunque prevén ubicar cocinas en el mercado interno, parte de las 8 mil que se fabrican tienen por destino el exterior.

En el caso de la ceramista Zanón, los antiguos dueños quieren aprovechar las condiciones económicas favorables, desalojar a los obreros que desde hace un año la mantienen en funcionamiento y exportar, pues la caída de la industria de la construcción casi a cero no aconseja otra estrategia.

La comisión directiva de SIAM reconoció que había transferido al gerenciamiento a personas capacitadas pues los obreros no saben desempeñarse en mercadeo o comercialización. El apoyo del banco Credicoop a SIAM presupone dicho gerenciamiento. Y si se tiene en cuenta que ese banco tiene en su corralito U$S 1400 millones (aunque con bonos reprogamados o corralón) y que se autopromociona como movilizador de capitales PyME, a través de esa financiera se podría producir un reencuentro de empresarios son su medio de producción tal como lo aseveró el gerente general Heller.


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones