Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
  ¿Desaparece uno de los tres poderes?
  Por Carlos M. Duré
 

Buenos Aires, Agencia SICLA, 8/11/02.- Hay una creciente tendencia entre analistas políticos en destacar el fortalecimiento del poder ejecutivo y el debilitamiento del poder legislativo tanto en la Argentina como en Estados Unidos y la Unión Europea.

Las recientes elecciones en EUA formalizaron con el triunfo de los Bush, una situación de hegemonía del ejecutivo sobre el legislativo que meses atrás debió cederle poderes extraordinarios.

En Italia, el sistema parlamentario -en sí restrictivo de las facultades del primer ministro- pese a la baja performance de Berlusconi en el último sufragio, no logró detener desde la izquierda a los electores, quienes con su abstencionismo expresaron su profunda desconfianza en las estructuras políticas tradicionales.

El vaciamiento político en Sudamérica y la Argentina

 

Por un motivo en común y muchos otros autóctonos, en Sudamérica las encuestas y aún los votos no aportan a los partidos tradicionales más del 20 %.

Las encuestas que miden la intención de voto en la Argentina, no pasan del 15%. Los políticos argentinos conscientes de este fenómeno, recurren a diversos métodos para retener cierta voluntad popular en su redil. El dinero o determinados recursos de destino social se impregnan de un hedor clientelístico cuando dirigentes de cualquier signo los dispensan a un pueblo sumamente necesitado.

Por ejemplo, el gobierno nacional otorga 1,9 millones de planes Jefas y Jefes de familia en parte, a modo de contención de un estallido de pobreza y en parte para poder juntar en el congreso del PJ 580 congresales que aumentaron el peso de Duhalde.

Se compra un voto que no se vende

 

En la información adjunta al envío SICLA 6/11/02, el suscriptor puede advertir sorprendentes esfuerzos de los gobiernos provinciales por reintegrar el 13% a los estatales (Mendoza) o de aumentar los presupuestos (Neuquén, San Nicolás) no tanto porque las autoridades se sitúen en el vértice ideológico opuesto al FMI (reclama un 60% de recorte en los gastos provinciales) sino por la multipolarizada campaña electoral que no concita el interés popular.

La izquierda, no obstante su escasa relevancia y casi nula presencia en el poder, a falta de propuestas convincentes recurre a los métodos clientelísticos de sus adversarios.

Es así que el movimiento piquetero Aníbal Berón, pese a su forma combativa "paga" a los trabajadores de su fábrica de bloques de cemento o "bloquera" con planes otorgados por el gobierno.

Algunas asambleas de la ciudad de Buenos Aires distribuyen bolsones de alimentos del gobierno local, sólo a aquellas personas que asistan a sus reuniones mensuales.

La desesperada situación de los partidos políticos por el retiro del crédito del pueblo se traduce en la intrascendencia de legisladores irrepresentativos.

Sin embargo, en la Argentina, el factor político es posterior al económico. La marginalización de un importante sector del pueblo como consecuencia de la desregulación del estado y las privatizaciones, lo enajena de uno de los ámbitos de socialización: el empleo, el sindicato, y del ámbito de su ejercicio político. Uno se resuelve con empleos. El otro con el reencuentro en el llano de los partidos con el pueblo, que se fue a hacer política aparte de las fantasías y picardías de la clase dirigente.


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones