Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
  Trabajo hormiga (Segunda parte)
  Por Raúl González

Nota relacionada:

Trabajo hormiga (primera parte), por Carlos M. Duré.

Buenos Aires, Agencia SICLA, 15/11/02.- Las estadísticas que indican el hundimiento económico-social del pueblo argentino son verosímiles no por el rigor científico de la sociología, supeditada a una lectura política, sino porque es evidente en la vida cotidiana.

Las mediciones en sí se van montando una tras otra a lo largo de los años y eso podría deprimir a quien comparase la década del '70 con el presente. Pero la interpretación política de esas mediciones logran que datos muy negativos sean presentados como un éxito, y otros, un poco más auspiciosos, como saldo de una catástrofe.

Para mostrar pruebas de su revolución productiva y de su salariazo el entonces ministro de economía, Cavallo, comparaba cifras del '93 con otras del '83 y del '89. Pero evitaba prudentemente referirlas a 1970 o '73.Es así que la participación del salario en el PBI en el '93 podía andar con optimismo por el 25% después de la inflación de Alfonsín, pero se convertía en un despeñadero respecto del 43% en 1970.

Los documentos descalificados este año por la CIA muestran un informe de la Embajada de EUA en Buenos Aires, que ubica al país en 1976 como 4° mercado mundial.

Cuando el estado asumió en 1982 la deuda privada por un artificio del propio Cavallo, la deuda per cápita creció en forma inversamente proporcional a la participación del salario den el PBI. Naturalmente el Ministro no podía yuxtaponer las cifras de su "éxito" con las del presidente del Banco Central de la dictadura -un fracaso que devino en moratoria de la deuda- pues era él mismo.

Hoy, Lavagna y sus epígonos usan la misma treta. Refiere sus éxitos a Diciembre 2001, es decir al colapso de Cavallo, disimulando su paso por el gobierno alfonsinista pues también tendría que comparase con él mismo.

El progresismo opositor, en su afán de protagonizar coyunturas que considera favorables, incurre también en esa ahistoricidad, a veces a propósito, en general por vocación electoral.

Esta oposición encuentra en los altos índices de desocupación un argumento contra el modelo. También encuentra en la industriosidad de los desocupados que ocupan fábricas, campos y viviendas abandonadas un vivero programático imprevisto. Sin embargo queda sin resolver la paradoja de una desocupación que es a un tiempo causa principal de los dramas sociales y la base de su solución.

Los socioeconomistas no han perdido de vista decenios de retroceso argentino. Con la metáfora de las joyas de la abuela antaño rica, explican la supervivencia del país, "el veranito" (aumento del 7,5% en la confianza del consumidor) y la regeneración de la fuerza laboral. La estabilización que el secretario del tesoro de EUA, Paul O'Neill ha reconocido en la economía argentina, se basa en un recorte de gastos que abarca lo estatal y lo privado: la Argentina vende todo y no compra nada. Y como era un país gordo, que se coma a sí mismo puede crear la ilusión de que está adelgazando cuando en realidad se está muriendo.

La verdad es que al cabo de 30 años de decadencia no hay prosperidad pasada que se pueda construir sin reproducirla al menos en una economía paralela.

La Población Económicamente Activa (PEA) aparece en los informes del INDEC como ocupada y desocupada. Pero la PEA desocupada está produciendo algo en un mercado subrepticio. Para la estadística consume gasto público (ATN para acción social). Para el barrio en que vive arregla cosas, vende cosas, presta servicios, sin que ello quede registrado en el PBI ni en la AFIP. Bastará con que el interregno político se lo permita y reaparecerá en la economía formal, en la fábrica abandonada, reencontrándose con su oficio, y, lo que es más raro, con la propiedad de su producto. Se trata de un productor colectivo capaz de regenerar eternamente la economía y el tejido social pero sólo si los economistas y los sociólogos ignoran su existencia.

Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones