Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
  Tras los pasos de Enron
  Por Carlos M. Duré
 

Buenos Aires, Agencia SICLA, 19/11/02.- En abril de este año, la sociedad sanjuanina vivía un virtual estallido social que alcanzó altos niveles de violencia.

Un motivo era el atraso de los salarios públicos, especialmente docentes, cuya huelga determinó por meses la suspensión de clases. El otro motivo era que en San Juan, en realidad, pasaba lo que en cualquier parte de la Argentina después del 20 de diciembre de 2001.

A la sombra de esa crisis, casi pasaba inadvertido un gran lío en la concesión de las obras de los diques Caracoles-Punta Negra en aquella provincia.

La concesionaria AES Ltd. -una empresa de origen norteamericano con sede en las Islas Caimán- se había alzado con U$S 185,4 millones (el 60% del fideicomiso de la obra que sumaba U$S 309 millones) sin haber concluido más que el 22% del trabajo.

El conflicto social era de tal magnitud que el gobernador Avelín - hoy destituido- a sugerencia de los docentes, consideró la posibilidad de aplicar U$S 15 millones del fideicomiso para pagar los salarios. Fue así que el Ministerio de gobierno inició una ofensiva contra los concesionarios por incumplimiento del contrato y proyectó al primer plano una investigación del mismo ámbito legislativo.

Más allá de las jugarretas políticas al gobierno lo asistían ciertos derechos

 

Uno ya se mencionó más arriba. Otro -y fundamental - es que el fideicomiso está integrado por fondos estatales en tanto la obra se hace por subsidio.

Sorpresivamente algunos legisladores acudieron en defensa de la "legalidad" de los contratos acusando al Ministro de gobierno y al ya maltrecho Avelín de transgredirlos.

La empresa AES, prudente y aparentemente se había retirado de la obra y de la escena. Pero al insistir el gobierno en utilizar dinero del fideicomiso, reapareció advirtiendo que tal cosa no se podía hacer pues había cedido sus derechos a su socio local Panedile.

No obstante, la investigación prosiguió hasta el presente en la legislatura. En ese poder no se han podido conciliar criterios para definir la relación estado-AES- Panedile. El poder ejecutivo, entre tanto, mediante el decreto 1606/02 canceló el contrato.

Curiosamente, esta vez no fue la empresa norteamericana la que salió a protestar, sino el tercer socio, la mexicana CPC S. A. que junto con Panedile, interpuso un recurso de reconsideración intimando al Banco de San Juan a no tocar el fideicomiso.

Ya las cosas han llegado a tal extremo que el propio Estado de México ha salido en defensa de CPC S.A. ante la cancillería Argentina.

Más raro todavía es que CPC y Panedile responsabilizarán a AES por el abandono de las obras. Un gesto de integridad, si se considera que AES salió unos meses atrás a cuidarle el fideicomiso a Panedile.

Y se alcanza la cúspide de la rareza cuando SICLA descubre que en Centroamérica AES (ahora Incorporated) y CPC S.A. están lo más bien haciendo otra represa.

En la página web de CPC se explica la causa de la detención de las obras Caracoles-Punta Negra por la devaluación del peso argentino, lo que constituiría una confesión de parte.

Entre la nutrida información vinculada a esta empresa mexicana aparece el nombre Enrón.

Nota:

  Para más información busque en el archivo de SICLA: AES -CARACOLES PUNTA NEGRA , AES VENEZUELA, AES SAN NICOLÁS , CENTRAL PARANÁ, PANEDILE ENRÓN ,GREG PALTAS.
Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones