Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Costo de la campaña electoral
Por Carlos M. Duré
Información relacionada:
La interna del hambre, por Carlos M. Duré

Buenos Aires, Agencia SICLA, 20/12/02 (23.00hs).- Tal como se publicara ayer en este espacio, las listas del plan jefes y jefas de hogar ($140 por mes) movilizan a los consejos consultivos con un reclamo a los jefes políticos comunales: que se los consulte para dar de baja a beneficiarios tanto como para darlos de alta.

En la segunda sección electoral de la provincia de Buenos Aires (norte) el reclamo de los punteros sensibilizó a los intendentes.

Ellos concertaron una reunión con el ministro de desarrollo humano y familia, Mariano West (ex intendente de Moreno, en ejercicio el 18/12/01 cuando se produjeron saqueos aparentemente programados) para decirle que tienen que seguir pagando los planes (ver información adjunta). El gobierno provincial está desde el lunes haciendo listas para que sean a su turno elevados a la ministra de trabajo, Caamaño.

Dicha lista, en el interior del país es manejada por la señora Chiche Duhalde. Pero la vinculación de muchos funcionarios de la 2° sección con el gobernador Felipe Solá (corriente denominada "Felipismo") y la vinculación de este con Carlos Menem (corriente denominada "Felipe Menemismo") explicaría la homologación de listas de beneficiarios por la funcionaria todavía vinculada al presidente del club Chacarita y ex candidato a la gobernación de Catamarca, Luis Barrionuevo. El dirigente duhaldista, Díaz Bancalari, de la ciudad de San Nicolás secunda esta reelaboración de listas en consuno con el submenemismo bonaerense acaso como prenda de unidad o como puente colgante entre los líderes del P.J.

Hay, sin embargo, una cuestión de jurisdicción ministerial. Los planes jefes de hogar, si se consideran pago de algún tipo de trabajo corresponde su homologación al ministerio de trabajo, si se considera ayuda social, corresponde a la señora de Duhalde. Permanece en una jurisdicción indefinida el caso de la provincia de Río Negro donde la contraprestación consistió en el aprendizaje del lenguaje de señas.

En la provincia de Tucumán, la interna peronista obligó a la prórroga del censo de beneficiarios. Allí el gobernador Miranda fue virtualmente intervenido por la señora Chiche a raíz del desvío de fondos de acción social.

Miranda -devenido menemista- revistaba en el bando de Duhalde y con su anuencia preparaba su reelección. El destape de la indigencia tucumana y de la corrupción, cortó esos planes. Duhalde, no obstante, pretende recuperar a Miranda. La prensa local dice lacónicamente: hubo funcionarios entre los censistas.

Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones