Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Bananas y Vacas o Tecnología de Punta

Por María José Grenni
Información relacionada:
La tecnología y el Agro marcados por el conocimiento - Por Ernesto Bell

Buenos Aires, Agencia SICLA, 11/ene/03 (23.30hs).- Las declaraciones del Ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Amaral, sobre el desarrollo nuclear brasileño, causaron revuelo en una comunidad internacional sensible por los conflictos entre USA e Irak y Corea del Norte por el desarme nuclear o por el petróleo.

El problema para esta 'comunidad internacional' radicó principalmente en que un ministro de un país que denominaron de 'tercera' tenga el atrevimiento de afirmar que Brasil debe manejar la tecnología necesaria para construir una bomba atómica.

En otros países 'de primera', por ejemplo USA, el poseer el mayor desarrollo nuclear y el haber realizado 1030 pruebas nucleares frente a las 5 o 6 de India y Pakistán, no provoca las mismas reacciones.

Las declaraciones brasileñas tuvieron que enmendarse: 'Brasil está en contra de la bomba atómica, sea brasileña, argentina, norteamericana o israelí. Pero debe dominar todos los campos de la ciencia, sin existir límites en el conocimiento, sobreponiéndose de la crisis dejada por Cardoso en el plano científico, fortaleciendo la investigación tanto básica como aplicada dando prioridad al área nuclear y espacial.

Brasil junto a su vecino y socio privilegiado del MERCOSUR, Argentina, tienen un importante desarrollo en este campo. Abarcan la nucleoelectricidad, la producción de combustibles nucleares, la disposición de residuos radioactivos, las normas de seguridad y el uso medicinal de la energía nuclear (*).

Sin embargo los vaivenes de las economías brasileña y argentina provocan épocas de auge y decadencia en el desarrollo nuclear.

Argentina, por ejemplo, muestra el contraste entre la Planta de Agua Pesada de Arroyito, que es la más grande y moderna del mundo, frente a la tercera central nuclear Atucha II, que nunca fue concluida.

Brasil también tiene su central nuclear inconclusa llamada Usina Angra III, que el polémico Roberto Amaral parece decidido a concluir.

El desarrollo nuclear junto al industrial podrían constituir los factores estratégicos de alianza entre Brasil y Argentina, porque potencialmente sobrepasan al de la actividad agroganadera. Y son al mismo tiempo los principales factores de conflicto con los intereses Norteamericanos, a la hora de hablar del ALCA.

Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones