Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Producción de conocimiento. ¿Capital o esfuerzo laboral?

Por Carlos M. Duré
Información relacionada:
Producción de conocimiento - Por Carlos M. Duré
10 mil obreros toman los medios de producción y producen (Parte I)
10 mil obreros toman los medios de producción y producen (Parte II)

Buenos Aires, Agencia SICLA, 23/ene/03 (10,53 p.m.).- Hace pocos días, en su expedición oficial por el Nordeste brasileño, Lula dijo algo que podría tener una dimensión mayor a la asignada por la prensa y el tiempo dirá si por el propio presidente. Inquirió en voz alta: Si los graduados universitarios cobran por realizar cursos de perfeccionamiento ¿por qué no han de cobrar los que aprenden a leer y escribir?

El tema del salario estudiantil ha sido abordado varias veces en este espacio. El tema de la producción de conocimientos como industria estratégica de una nación también.

El tema del derecho de los menores a disponer del fruto de su trabajo también. Pero la duda de si la sociedad ha percibido la relevancia del asunto no ha sido despejada.

Hacia la segunda quincena de septiembre de 2002, un diario mendocino calmaba la ansiedad de sus lectores atribulados por los desórdenes juveniles que la TV de Buenos Aires difundía con deliberada magnificación. Decía que en Mendoza no se debía temer ese tipo de desórdenes porque el ámbito estudiantil estaba debidamente controlado.

En noviembre del mismo año el mismo diario informó sobre la detención de trece estudiantes que realizaban una protesta gremial.

A principios de este mes el mismo diario informó que niños y adolescentes que pedían limosna en la ciudad de Mendoza fueron detenidos por la policía debido a la mala imagen que daban.

A mediados de este mes el diario decía que los niños eran explotados por adultos.

En la información que hoy acompaña este análisis el mencionado diario andino dice que la policía no podrá detener a los niños mendigos. Pero pone la información bajo el título Trabajo infantil. Se puede deducir de semejante evolución del criterio editorial que para llegar a dicho título debió mediar un fallo judicial a favor de los niños detenidos.

Todo esta cronología apunta a explicar una noticia del día en la que se da cuenta de la cooperativización de la escuela "Comunicaciones" sita en Tinogasta 2685 de Capital.

La escuela es privada y perteneció hasta su cierre al club "Comunicaciones" en cuyo predio se encuentra. La decisión de cooperativizarla fue tomada en conjunto por 50 docentes y 200 padres de alumnos. Pero la cooperativa será sólo de docentes quienes, por declaración del profesor de educación física y presidente de la misma, aseveran que seguirá siendo privada.

La radio que realizó la nota (una de las más grandes) asimiló esta cooperativización al proceso de recuperación de empresas por sus trabajadores, que ya ha sido comentado por SICLA. Pero si se toma seriamente la disquisición del presidente del Brasil y la noticia del diario mendocino, se podría afirmar sin temor a equivocarse que la cooperativizada escuela "Comunicaciones" dejó fuera de la ecuación nada menos que a 200 niños trabajadores del conocimiento. Sería lo mismo que obreros cooperativizados de una empresa reactivada les cobraran a la mayoría de sus compañeros por realizar su tarea.

Si un niño mendigo es considerado un trabajador y se debe permitir que realice su labor sin contratiempos para que se gane el sustento, el niño o el joven estudiante que no cobra por su trabajo, cuando menos en los casos de mayor apremio económico, optarían por la mendicidad, las changas u otras actividades que le permitan comer y vestirse.

La concepción del conocimiento como capital individual lleva a que los docentes se consideren los únicos productores de esa actividad económica y encuentren natural que el estado o sus alumnos los retribuyan.

La cooperación para producir conocimiento es una larga cadena dos de cuyos eslabones son el docente y el estudiante. Curiosamente el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, el Fondo Cooperativo Credicoop y la tarjeta de crédito Cabal, se las han compuesto para que padres de alumnos que asisten a escuelas privadas puedan pagar la cuota mediante su asistencia financiera. Una verdadera desnaturalización del cooperativismo tras el que realizan su principal actividad las empresas mencionadas.

La concepción del conocimiento como esfuerzo laboral, y acaso la manera de producir más colectivizada que se conozca, no debe ni podrá excluir a su componente mayoritario: el estudiante, insólitamente, el único que en ese proceso de creación de riqueza no percibe una retribución. De esta concepción está más cerca el presidente de Brasil, Lula.

Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones