Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Luz

Por Carlos M. Duré
Información relacionada:
El estado del PJ - Por Carlos M. Duré

Buenos Aires, Agencia SICLA, 24/ene/03 (10,05 p.m.).- Pocos días después del apagón que afectó a varias provincias y localidades del Gran Buenos Aires y Capital Federal -en noviembre 2002- voceros de las empresas eléctricas, que venían apretando por un aumento de tarifas, adujeron el elevado costo de insumos importados a causa de la devaluación (en aquel momento 3,70 pesos por dólar).

El megacorte se produjo un día clave. Un domingo caliente jugaban Independiente y Boca con gran expectativa del pueblo. La luz se recuperó ya concluido el cotejo y la picardía popular relacionó el hecho con la presión por el aumento de tarifas.

Pese a que muchos analistas económicos quisieron demostrar que las empresas de servicios se habían cubierto de cualquier devaluación cobrando las tarifas más caras del mundo, el ministro Lavagna hizo propio el reclamo privado accediendo a un aumento por fuera de las audiencias públicas establecidas por ley. Los recursos de amparo interpuestos bloquearon ese entendimiento entre servicios privados y el gobierno.

La información sobre distintas calamidades -cortes, robos de cables, etc.- en todo el territorio nacional, precedió al gran corte de luz. Se parecía a una campaña como la que el lector podría sospechar en la profusión de noticias sobre cortes de energía que acompaña este balance.

Sin embargo el argumento empresario al reclamar el aumento -y que Duhalde ha parafraseado en varias oportunidades- queda convertido en argucia con la reciente revaluación del peso que llegó a perder hasta 70 centavos frente al dólar.

Planes Piqueteros

La movilización piquetera del jueves al ministerio de Trabajo fue para pedir la restitución de planes de trabajo.

La ministra Camaño aseguró que no se habían producido 200 mil bajas en las listas de beneficiarios como lo sostenían los principales dirigentes del piquete.

En el mismo medio de prensa que recoge la información se dice que el gobierno y los piqueteros acordaron la restitución de planes de trabajo con lo que quedaría desvirtuada la información de Camaño.

SICLA ha informado oportunamente que los concejos consultivos que elaboran las listas de beneficiarios se quejaron a los intendentes de provincia de Buenos Aires de que se los tenía en cuenta sólo a la hora de dar baja a las listas. Algunas cifras de cancelaciones fueron difundidas por SICLA, incluso aquellas que afectaban el municipio donde reside uno de los principales operadores oficialistas, Díaz Bancalari.

También conviene recordar que en esa nota ("El estado del PJ") se advertía sobre el uso clientelístico de los planes jefas y jefes de hogar manejados por separado por el Ministerio de Acción Social (Chiche Duhalde) y el de Trabajo (Graciela Camaño). Allí incluso se recuerda que el gobernador de Santa Fe, Carlos Reutemann se había enojado con el gobierno nacional por otorgarle directamente planes de trabajo a piqueteros de Luis D'Elía en Rosario.

Las acusaciones cruzadas por dirigentes piqueteros de trabajar para Duhalde podría tener asidero en esas informaciones, y hasta pudiera haber ocurrido que al no jugar directamente en la interna del PJ, el movimiento piquetero debió resignar una buena parte de planes de trabajo a favor de los punteros peronistas. Vale decir que los planes otorgados por uno de los ministerios citados fueron cancelados por el otro.

La persistencia de Duhalde de atraer voto y movilización a su PJ abierto, acaso lo ha obligado a restituir a D'Elía, Castells y otros lo que les habían suspendido.

La información adjunta, sin embargo, muestra que o Chiche o Camaño no conceden su ayuda en forma incruenta. En San Juan han emplazado a los beneficiarios a presentarse a trabajar bajo pena de perder el beneficio el 30 de enero a las 8 de la mañana.

Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones