Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

La tarifa social también es una tarifa

Por Carlos M. Duré
Información relacionada:
Banco Mundial, FMI, tarifas - Por Carlos M. Duré

Buenos Aires, Agencia SICLA, 29/ene/03 (10,41 p.m.).- Durante el tiempo que duró la paridad se dijo que las empresas de servicios, monopólicas, tenían cautivo al mercado interno. La ruptura de dicho cautiverio no lo produjo un competidor eficiente que apareció de la nada sino la caída del mercado interno que tras 4 años de recesión vio incrementado del día a la noche su costo en materia de servicios a causa de una devaluación del 300%. Simplemente el mercado -el usuario- desapareció de una sola vez o en penosas cuotas de privaciones.

En el informe precedente se dijo que las empresas prestadoras de servicios, casi como cualquier comercio de barrio, dependían de la masa de dinero volcada a los planes sociales, cuando menos, y parafraseando a un gerente de una telefónica, para hacer una retirada en orden, es decir un deterioro progresivo pero controlado de lo que en la época de Cavallo fuera una prestación eficiente.

SICLA anticipó que el Banco Mundial (BM) apoyaría ese modo de retención del negocio de servicios, dando u$s 600 millones para planes de trabajo.

La coincidencia de los titulares de los diarios argentinos es unánime al señalar que el gobierno tiene inexorablemente la firma del decreto de aumento de tarifas. Sólo esperaba el anuncio del BM acaso despabilados -el gobierno y el BM- por los principales interesados: las empresas.

Una noticia que procede de Córdoba obliga a detenerse un momento en el caso de la compañía eléctrica estatal de esa provincia.

Desde hace tiempo el gobernador De la Sota intenta privatizarla contra la fuerte oposición del sindicato Luz y Fuerza. La información dice que hay una tregua entre los contrincantes pero inclina la balanza del lado sindical pues titula "Apoyo a EPEC estatal". Posteriormente el diario cordobés indica que el aumento de la Luz sería menor en Córdoba (9% a nivel nacional).

Ha trascendido en la última semana que el sindicato Luz y Fuerza considera seriamente la renacionalización de todo el servicio eléctrico. No hay muchos detalles al respecto pero la intención del sindicato sería poner el sistema en manos de los trabajadores del rubro cooperativizados y sindicalizados al mismo tiempo.

La idea puede sorprender a muchos porque es muy vieja -al menos es anterior al neoliberalismo- En 1973, la extinta empresa estatal SEGBA pasó a un sistema cogestionario entre el Estado, los obreros y el Sindicato Luz y Fuerza, cuyo principal dirigente, Juan José Taccone, fue el presidente de la nueva compañía.

De concretarse el proyecto de Luz y Fuerza aunque más no sea en Córdoba se explicaría que el aumento fuera menor, en tanto el costo del gerenciamiento no iría a manos privadas sino a la mejora salarial y a la reinversión y así y todo dejaría un margen a favor del usuario.

Paradójicamente, no se explicaría que hubiera un aumento de tarifas. Incluso si se acudiera al argumento de las empresas privadas -importación de insumos a dólar alto- la inexistencia de un dueño que se lleva la parte del león permitiría fácilmente el reparto de utilidades entre los cogestionarios. A menos que la parte del león, antes consumida por el gerenciamiento privado, vaya a parar a proveedores de insumos devenidos importadores (la patria contratista, como le llamaba el ex presidente Menem).

El proceso socializador que brota en Sud América, en la Argentina alcanza ribetes de vanguardia. Está contemplado en el nuevo presupuesto la duplicación de los planes de trabajo. Brasil, probablemente inaugure su propio presupuesto social. El aumento de costo social y laboral que para las empresas transnacionales exportadoras es indeseable, para las transnacionales que viven del mercado interno puede tener su lado bueno en la medida que ellas puedan adaptarse a los cambios o adaptar los cambios a su negocio.

Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones