Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Deuda externa y derechos humanos

Por Juan Lucio Ruiz de Galarreta (*)

Rebanadas de Realidad, 10/02/03.- La precandidatura a la presidencia de la Nación del doctor Rodríguez Saa obedece, entre otros muchos motivos, a su vigorosa postura ante organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional, sustentado en diversas oportunidades. Muy particularmente cabe reseñar su posición frente a la deuda externa argentina.

En ningún caso el precandidato, asumió una posición inadecuada y fuera de los cánones que proclaman las buenas relaciones internacionales. Solamente mostró firmeza y coraje en medio de situaciones que requieren, precisamente temple para defender los derechos soberanos aparentemente vulnerados.

La deuda externa es un típico caso en el cual, para solucionar las situaciones que ella genera, es necesario poner en juego toda la capacidad diplomática con la que se pueda disponer.

La diplomacia marca los hitos fundamentales para resolver los conflictos entre estados o entre estos y otros organismos internacionales. Pero para lograr acuerdos dignos, los encargados de llevarlos a cabo deben gozar de un justo equilibrio e independencia como miembros soberanos de una comunidad integrada sobre bases de perfecta igualdad. En el caso de que uno de los miembros intervinientes tenga mayor poder de decisión y pretenda imponer su criterio, tal situación se torna inviable y lo más posible es que se desate un estado de belicosidad peligrosa. Esto puede advertirse en muchos casos en donde la fuerza impuesta por una potencia, sea mediante el poder económico o militar, deriva en conflictos no queridos y que rompe con el equilibrio que debe presidir toda relación interestadual.

El doctor Rodríguez Saa ha manifestado, a través de lo planteado en sus 15 puntos, que priorizará las normales relaciones internacionales pero en una justa dimensión de lo que significa un país y su pueblo soberano. En cuanto a la deuda externa, conoce muy bien la situación que ella plantea y, sabe que es menester antes que nada, conocer la legitimidad de la deuda y cuál es su verdadero monto, para luego sí emprender la difícil y tortuosa solución del tema. Sin caprichos, sin falsos preconceptos, sin decisiones irracionales; actuando siempre sobre las bases de sustentación emergentes del derecho internacional y llevando en consulta, si llegara la oportunidad, el tema ante los más elevados estrados de justicia internacional. Sobre tales fundamentos y montados sobre una lógica elemental de buen criterio, es posible arribar a soluciones dignas y que garanticen un armonioso convivir mundial.

Es falso hablar de deshonrar la deuda, cuando no se reconoce el derecho a una adecuada alimentación en cualquier punto del mundo. Esto significa deshonrar derechos humanos innegociables y que, precisamente el doctor Rodríguez Saa reconoce en todas sus dimensiones.

Sirva ésta síntesis como para justificar desde el plano internacional, deuda externa y derechos humanos el motivo por el cual puede el compañero Rodríguez Saa considerarse como precandidato presidencial.

(*)Integrante del Foro Argentino De La Deuda Externa y del IFRA-APRONA de Tolosa-Ringuelt.
Gentileza de Mirtha Castro.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones