Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Cuando vuelvan todos

Por Carlos M. Duré
Información relacionada:

Buenos Aires, Agencia SICLA, 18/feb/03 (11, 09 p.m.).- Se invita al suscriptor a hurgar en el archivo de SICLA de información que revela en todas las provincias argentinas la situación de la salubridad, las restricciones presupuestarias en esa área, y, sobre todo, la incidencia de los deplorables servicios de agua, gas y luz en el agravamiento del estado sanitario del pueblo.

No es una tarea complicada y no le llevará más que unos minutos. Pero, por sobre todas las cosas, tendrá la satisfacción de develar la trama de causas y efectos que usualmente cierto tipo de prensa ofrece en forma dispersa (a propósito o no) en la que no quedan claro los hechos, el origen de los hechos, sus autores y consecuencias.

Por ejemplo, en cables anteriores, este servicio informativo resaltó el peligro de la desnutrición infantil -la desnutrición a secas-, el deterioro del hábitat, sumados a las restricciones de servicios esenciales como el agua, como consecuencia de la política de los concesionarios privados para que aumenten las tarifas.

La suma de calores extremos, falta de agua corriente y cloacas, desnutrición y desplazamiento de miles de familias pobres en afincamientos precarios, ya saturados por la población estable, resulta a simple vista un foco infeccioso.

Es así que la prensa de hoy de Tucumán, tras revelar que el 70% de los niños desnutridos son menores de 6 años, recuerda que la situación en la provincia es tan grave como en el 2002, cuando los medios se cernieron sobre el asunto por pocos días y el gobierno nacional exhibió una preocupación mayor que en otras campañas electorales.

En 1999, el ex gobernador tucumano y en la circunstancia ministro de acción social, Ramón Bautista Ortega apareció en TV con altas botas de goma chapaleando en las inundaciones que asolaron en el Nordeste argentino.

Naturalmente que la precariedad social de Tucumán, aún cuando se haya precipitado más recientemente por posibles actos de corrupción y por la desprotección federal, ya existía en la administración de Ortega e incluso varios decenios antes. Lo curioso es que al funcionario le gustara más atender las crisis de otras provincias, cuanto más lejanas a la suya mejor.

La paradoja se repitió en enero cuando grupos asistencialistas de la provincia norteña se fueron al Chaco y Misiones a inspeccionar la situación de los niños pobres.

En el ultimo mes ya se registran en Tucumán, Jujuy y Salta (también en otras provincias aparentemente menos castigadas) diarreas bacterianas, hepatitis, dengue y otras enfermedades que fueron acompañadas por cortes de agua y luz y suspensión de obras cloacales.

Hoy, mientras los médicos del hospital Madariaga de Misiones admiten que está al borde del colapso por falta de equipamientos e insumos, el ministro de Salud, González García, en un acto proselitista de provincia de Buenos Aires al que asistió con su Plan Remediar dijo que este proveerá de remedios gratis a 15 millones de argentinos.

Dada la emergencia nadie discutiría que el Plan Remediar es una medida importante. Pero el gobierno nacional no hace nada por un Plan Prevenir.

La persona enferma que toma un remedio gratis termina pagándolo en el aumento de tarifas, o, lo que es peor, en la carencia de servicios y hábitat mínimos para no volver a enfermarse.

El gobierno podrá paliar con fármacos una coyuntura sanitaria que comprende el año electoral. También descomprimirá el acoso de las empresas de servicios y el FMI durante el mismo lapso. Sin embargo no podrá evitar que esta causa se junte con aquel efecto en el largo plazo multiplicando lo que hoy ya es una catástrofe. Y acaso tropiece con su propia falta de planificación, su carencia de políticas de estado especulando con la tendencia al olvido de una parte del electorado. Acaso esto le permita a los actuales dirigentes políticos presentarse a elecciones desvinculados de sus propios actos de gobierno de hoy y naturalmente de sus consecuencias. Podría ocurrir que retornaran a la palestra para socorrer al pueblo de sí mismos.

Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones