Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Acomodamientos previos al ALCA

Por Carlos M. Duré

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 23/feb/03 (10,18 p.m.).- Hasta el momento América del Sur tiene tres mercados regionales en distinto punto de desarrollo: El Mercosur, la CAN y el ALCA. El inopinado lanzamiento de éste último -que abarca todos los países del continente- debido a las premuras del presidente George W. Bush, adelantó al 2005 lo que originalmente se preveía para el 2010. Si se añade que los miembros del Mercosur y la CAN se encuentran en crisis que van desde colapsos financieros hasta guerras, el apurón del ALCA no les permite madurar estrategias de unificación, las cuales suponen ciertos parámetros comunes como pautas de inflación, estabilidad monetaria o nuevos regímenes de permeabilidad aduanera.

La prisa del ALCA se contagió al Mercosur que trata de adelantar los tiempos de unificación con la Comunidad Andina de Naciones (CAN) integrada por Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. El primero y el último de los nombrados son los que mantienen vínculos más intensos con el cuadrilátero de la Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay o Mercosur. Venezuela es el que hace más negocios con los sureños y Bolivia es socio externo (en proceso de incorporación) del Mercosur.

Perú se muestra cauteloso, aduciendo el temor al contagio de la crisis del Mercosur. Esto debe leerse como incumplimiento de las pautas inflacionarias convenidas por las dos regiones para firmar un tratado de libre comercio en el 2003.

Desde ya Brasil y la Argentina superaron los márgenes inflacionarios al devaluar fuertemente su moneda. Produjo esto una notable asimetría en la balanza comercial a favor del Mercosur - U$S 2111 millones - no obstante es más atribuible a que los sureños colocan producción industrial y los andinos productos primarios.

La CAN junto con Chile han sido privilegiados por Washington en un tratado precursor del ALCA que reduce aranceles de importación agrícola de origen andino. En realidad el volumen negociado no es muy grande, pues los países andinos son principalmente mineros y petroleros y esa producción, por su actual valor estratégico, exige de parte de EUA bajos precios de importación. Estados Unidos, entonces, baja sus aranceles agrícolas para la CAN y a cambio obtiene rebajas en el precio del petróleo (Ecuador acordó U$S 18 el barril para todo el 2003 y hoy el precio internacional está en U$S 37).

Por allí despunta la concepción que tiene EUA de un área de libre comercio.

Perú, Colombia y aún Bolivia tratan de observar puntillosamente la política monetarista y de apertura que siguen preconizando los norteamericanos, las empresas transnacionales y el FMI. Por ello chocan con Brasil y Argentina que asumen una actitud más defensiva.

Estos ajustes y desajustes, encuentros y alejamientos se dan en la única perspectiva del Área de Libre Comercio de las Américas, ALCA, por las asimetrías del intercambio y de las leyes de comercio.

La estrategia del Mercosur es entrar en el ALCA con los países andinos bajo el brazo para moderar los desplantes proteccionistas de EUA. A su vez este país trata de fragmentar la alianza del Mercosur (sumando Brasil y Argentina son 13 millones de Km. cuadrados y más de 200 millones de habitantes) que aún conmovida por sus tormentas políticas, económicas y sociales, tiende a recomponerse. Los países andinos cuentan con EUA para no asimilarse en desventaja al Mercosur.

Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones