Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Águila 3

Por Carlos M. Duré

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 28/feb/03 (09, 57 p.m.).- En la provincia de Mendoza se llevará a cabo el entrenamiento aéreo conjunto argentino-norteamericano llamado Aguila 3.

Se estima que participarán aproximadamente 1000 militares de diversos países además de los anfitriones mencionados.

La versión 2002 de dichas maniobras y que presumiblemente se denominaba Águila 2 se efectuó en Villa Reynolds, San Luis y contó con la presencia de unos 200 soldados norteamericanos y 6 aviones F 16. En aquella oportunidad se practicaron ataques aire-tierra con el objetivo de entrenar a pilotos colombianos.

Para el Águila 3 se prevé la práctica de combate aéreo y, si los huéspedes son los mismos del año pasado, además de militares colombianos habrá chilenos, brasileños, bolivianos, paraguayos y uruguayos.

De los países nombrados dos tienen experiencia en guerra aérea. Estados Unidos -de larga trayectoria- entre sus ultimas experiencias se pueden contar los Balcanes, Afganistán e Irak, casi siempre actuando en el marco de la OTAN. La Argentina solo tiene una experiencia- aunque por demás intensa-, en la guerra de Malvinas contra la OTAN.

Pero en este caso la OTAN no puede concebirse como marco de las maniobras, pues todos los participantes pertenecen a América del Sud. EUA y la Argentina -aliado extra OTAN y único país latinoamericano que hospeda protocolarmente funcionarios de esa alianza- podrían eventualmente justificar una activa presencia (proporcional a cada uno, claro está) en misiones de las Naciones Unidas en Europa, Asia y África.

Sin embargo, exclusivamente EUA puede argüir una inmediata necesidad de entrenamiento en combate aéreo dada su situación de guerra con Irak. Ningún otro país americano podría aducir algo parecido.

En las maniobras del 2002 en San Luis quedó claro que lo que se practicaban eran ataques a fuerzas insurgentes en el contexto del Plan Colombia. De hecho, pocos meses después la FA colombiana efectuó bombardeos sobre supuestos campamentos de las FARC los cuales pudieron verse por la cadena del señor Turner quien las presentó con gran realismo.

Que se practiquen combates aéreos que dudosamente puedan concebirse en la guerra colombiana -a menos que los insurgentes hayan desarrollado una fuerza aérea- despierta primero curiosidad y luego cierta inquietud. Aunque si se recuerda el ultimo operativo naval UNITAS, también realizado en la Argentina, no pasará inadvertido que se trató de un entrenamiento de guerra antisubmarina, que resulta todavía mas exótico en las montañas y la selva colombiana.

Los operativos Cabañas 2000 y 2001, los tradicionales UNITAS, los Águila 1, 2 y 3 (más el Ojos de Águila en Ecuador y el de guerra cibernética en Uruguay) encontrarían su explicación en las políticas militares de Estados Unidos, aun cuando exhibieran ribetes desconcertantes como los subrayados.

Pero el interés de la Argentina en ellos no es nada claro. Salvo lo expresado a esta agencia por el Estado Mayor Conjunto en el sentido de que dadas las restricciones presupuestarias (u$s 450 millones) el entrenamiento y la modernización tecnológica pueden concretarse en los "cascos azules" (presupuestos u$s 3500 millones), incluso con fines altruistas; hecha esta salvedad, entonces, no se puede advertir una estrategia nacional sino, mas bien, simples políticas de mantenimiento.

Se esperaba en el área de defensa que la profundización de los compromisos militares con EUA franquearía el acceso a cierto trasvasamiento de tecnología bélica que la Argentina necesita.

En un grado mínimo eso sucedió y quedó consignado por SICLA (venta de aviones A4AR y de radares). Pero si se esperaba apoyo para la reactivación de la producción para la defensa, la respuesta de EUA fue contundente y negativa.

La empresa norteamericana Lockeed, concesionaria del Área Material Córdoba (fabrica de aviones y aeropartes), no pudo efectuar una venta de aviones de combate a Colombia por oposición de EUA, puesto que ese país pone el dinero para que se compren armas norteamericanas no argentinas, aunque estas sean fabricadas por una empresa proveedora de las FFAA del norte.

De todos modos el alistamiento argentino en ciertos raídes del Pentágono logró que la mencionada empresa -que amenazaba dejar la concesión en enero- accediera a producir el IA63 cuyos primeros aparatos deberá entregar antes del 2005.

Otro de los beneficios que puede obtener el país es el mantenimiento de los precios de los hidrocarburos.

Quedó claro que EUA, en situación de guerra, necesita precios bajos para su petróleo, por lo que ha logrado de los países productores latinoamericanos un virtual subsidio al crudo con destino a su armada . De ello no solo se beneficia esta potencia sino todos los países que participen explícitamente como aliados en su guerra global.

La afirmación primigenia del canciller Ruckauf -la Argentina participaría en la logística de la guerra contra Irak- fue rectificada por el presidente Duhalde en Porto Alegre y a la vista del movimiento mundial contra la guerra.

Estados Unidos perfeccionó esa rectificación agradeciendo un apoyo que supuestamente nunca había pedido. Pero en ningún momento aflojó sus presiones para que Argentina y Brasil se comprometieran en el control militar de una región que exhibe cada vez mas focos de conflictos violentos.

Estados Unidos no tiene una guerra con Irak sino con cualquier país que suponga una amenaza a los intereses y valores norteamericanos (esto ultimo se ha agregado recientemente después de una reunión entre Bush, Runsfeld, Condoleza Rice y Otto Reich) de manera que su teatro de operaciones incluye el Plan Colombia, que, en lo que dure la guerra de Irak, pasará menos advertida.

También pasaran menos advertidos, gracias al protagonismo de Sadam, los países y sus militares que actúen lejos de la TV pero en el centro del mapa bélico del Pentágono. Solo se los advertirá por algunas aparentes ventajas que logren en lo económico o en afables consideraciones como las que tuvo George Bush para con su colega argentino Duhalde en los últimos días.

Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones