Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Cómo volver al granero del mundo, según los europeos

Por Raúl González

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 28/feb/03 (09, 57 p.m.).- La Unión Europea espera que los países del Mercosur entreguen a más tardar el viernes su oferta para negociar la liberalización comercial de ambas regiones, así lo expresó el comisario europeo de comercio, Pascal Lamy.

Ambos bloques acordaron el año pasado volver a intercambiar nuevas ofertas de las presentadas en el 2001. Esta segunda reunión se llevará a cabo el 17 y 21 de Marzo en Bruselas, durante la novena ronda de negociación del acuerdo de asociación bi regional.

Según Lamy, la UE no variará la propuestas de Julio de 2001, la que establece que debería liberarse el 90% del comercio.

Por su parte el Mercosur, respondió en Diciembre de 2001 que habría una apertura sólo del 40% de su comercio. Pero este año, plantearía una del 85%, que es lo que se considera que se inscribe en lo exigido por la Organización Mundial de Comercio (OMC), lo que podría provocar un nuevo rechazo de la Comisión Europea.

Hay dos temas principales a resolver en esa negociación: por un lado la disputa por los mercados entre los Estados Unidos y La Comunidad Europea, y por otro, cuáles deberán ser las prioridades productivas de Sudamérica (punto donde las dos potencias coinciden).

Tanto europeos como norteamericanos sostienen, con distintos argumentos, que los países sudamericanos deben comerciar productos primarios, abriendo su economía a los productos manufacturados hechos por norteamericanos y europeos.

El acuerdo según los intereses franceses

Al Mercosur le conviene negociar tanto un acuerdo de libre comercio con la UE como con las Américas (ALCA), aunque a ambos lados del Atlántico deberán compensarse los sectores que salgan perjudicados, según un informe presentado en Bruselas.

"Acuerdos EU-Mercosur y ALCA: el costo de excluir uno de ellos", es un informe presentado por la cátedra Mercosur del Instituto de Estudios Políticos de París. El mismo plantea de manera muy concreta la posición europea en la mesa de negociación con los países del Mercosur.

Uno de los principales argumentos es el que una apertura comercial sólo hacia el ALCA, causaría desviaciones comerciales significativas y debilitaría las relaciones comerciales entre la UE y el Mercosur, de igual manera que el acuerdo de libre comercio de Norteamérica marginó a la UE en el comercio con México.

A diferencia con otras partes de América la presencia europea en Brasil, Argentina y Uruguay fue creciendo en los últimos veinte años. Donde no es así es en América Central y los países andinos, donde los norteamericanos controlan la región.

De concretarse el acuerdo con los europeos, los países del Mercosur deberán llevar a cabo un ajuste sustancial en la producción, ya que el bloque experimentaría una expansión en los sectores agrícolas, pero al mismo tiempo un "descenso en los productos manufacturados", de un 4% en vehículos y autopartes y de un 1,3 en siderurgia, estimaron Sophie Tarascou y Anna Yapaudjian-Thibaut, de la Universidad de París.

"Estos ajustes en la producción llevan a una reorientación de los recursos internos", y la mano de obra calificada y no calificada y el capital se reorientarían de la industria a la agroindustria. El Mercosur "a largo plazo se va a readaptar e ingresar en el sector de la agroindustria". En el caso de Brasil, la región industrial de Sao Paulo no correrá peligro, ya que los europeos "van a invertir más en automoción en Brasil porque les interesa mantener este polo allí", estimó por su parte Calfat.

Respecto de los salarios estiman que en Sudamérica deberán bajar, a diferencia de los obreros europeos que se acrecentarán, por la mano de obra calificada.

Las zonas donde se mantendrá la producción industrial será en los estados con mano de obra barata.

De esta perspectiva ven el acuerdo los europeos, como lo hiciera Inglaterra con Argentina en 1905, cuando los ingleses monopolizaban la producción manufacturera y Argentina exportaba carnes y cereales, generando una gran dependencia de los vaivenes de la economía y política británica.

Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones