Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Comunas. SI el pícaro supiera las ventajas de ser honrado, sería honrado de puro pícaro

Por Carlos M. Duré

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 10/mar/03 (10, 35 p.m.).- Ya en los prolegómenos electorales, la provincia de Entre Ríos, gobernada por el radical Sergio Montiel, anticipa la postergación sine díe de las elecciones comunales. Las razones que se esgrimen son técnicas o económicas aunque la pobre perspectiva de la UCR y la triunfadora del senador Busti, PJ, hacen pensar más en un éxodo de tierra arrasada.

El caso entrerriano es, sin embargo, muy diferente del porteño. En Entre Ríos las comunas existen, sólo que no eligen directamente su gobierno sino que éste es designado por el municipio, pero ya está tomada la decisión de dar curso a la autarquía. En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, que crea las comunas en el artículo 127 de su constitución, el incumplimiento no admite la menor excusa y se debe a la manipulación de las instituciones con fines políticos personales. En esto, tiene cierto parentesco con el subterfugio entrerriano.

Tal picardía, no obstante, carece de inteligencia. Por lo menos de la que se suponía subyace en la creación de una forma de democracia directa como es la comuna. Y se debe inferir que su creación en abstracto obedeció simplemente a un fin mezquino, de corto plazo. Como de tan corto plazo es el proyecto y las maniobras de abolición de las comunas.

Pero, incluso aceptando con estoicismo, la verdadera intención de los políticos porteños y entrerrianos al crear las comunas, se advierte el grado de superficialidad de análisis que los lleva a crear una institución que se les volvió en contra y destruirla cuando podría resultarles favorables.

Un trabajo exhaustivo del Ministerio del Interior sobre partidos políticos y municipios demuestra que la extinta Alianza (UCR-Frepaso) había calculado bien sus tácticas políticas al crear las comunas. Esto, en realidad, es un aporte de la UCR que ya en 1984 había interpretado correctamente el proceso de urbanización argentino (60%, el más alto de América Latina) y dentro de él la tendencia a la descentralización del poder político, hasta ahora, en la forma viciada del punterismo. La relación de los partidos políticos con la comuna arroja estos datos:

En menos de 1000 habitantes, o lo que es igual una pequeña comuna en la que los electores y los políticos cohabitan cotidianamente:

  • PJ: municipios 228; 29,4%
  • UCR-Frepaso: municipios 228; 29,4%

De 10 mil a 100 mil habitantes, o lo que equivaldría a barrios de la ciudad de Buenos Aires:

  • PJ: municipios 192; 61,7%
  • UCR - Frepaso: municipios 90; 28,8%

Estas cifras prueban que cuando Aníbal Ibarra, puesto a constitucionalista, hizo las comunas para refugiarse en ellas tras una derrota, tenía razón.

También queda demostrado que la manipulación de las comunas responde a una concepción ciclotímica de la política, en la que bajas y altas de la autoestima son inducidas por el adversario o por las expresiones directas del pueblo como lo del 20 de diciembre 2001.

La encuesta de Consultora Equis da puntero a Mauricio Macri con el 30% de los votos. Para Ibarra sería tarde, ante una eventual derrota, buscar refugio en alguna comuna. Pues cerró la posibilidad al adelantar las elecciones. Tampoco las comunas que se irán constituyendo de hecho van a hospedar a quién las cajoneó.

Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones