Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Sudamérica e Iraq. La estrategia y la improvisación

Por Carlos M. Duré

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 29/mar/03 (11, 16 p.m.).- Una declaración atribuida directamente al Secretario de Defensa de EUA, Donald Runsfeld, subraya en el itinerario de las intervenciones preventivas de las FF.AA. norteamericanas, el eje Colombia-Triple Frontera (Argentina, Brasil, Paraguay). Se aclara en la declaración que tal incursión del Pentágono no tendrá las mismas características que en Iraq.

Cinco días antes del inicio de la guerra y a solicitud de los embajadores norteamericanos en Ecuador y Venezuela, ambos países aceptaron cerrar sus fronteras con Colombia a los efectos de que la guerra no se desborde hacia la región. Una medida de aislamiento análoga es imposible en el Medio Oriente. Y en eso ya difieren las tácticas norteamericanas en su zona de influencia y en la zona donde no influye.

Pero También distinto de su accionar en Iraq, es el de la superpotencia en el teatro de operaciones que abarca a los países andinos con epicentro en Colombia. Respecto de los bandos antagónicos a Saddam Hussein, EUA equivocó el cálculo de su reacción -no se rebelaron- y eso se debería a la débil o nula incidencia de la CIA. El caso es distinto en Colombia, Venezuela y Ecuador donde, además de la instalación de poderosas bases militares, EUA viene desarrollando una tarea de inteligencia más sutil y de larga data.

Realmente los Estados Unidos lograron en Colombia incrementar de 600 a 15 mil hombres a los paramilitares de las AUC para mantener a raya a los guerrilleros.

Aún más elaborado es el plan en el que se involucra a la población civil en tareas de espionaje (detección, identificación y denuncia de guerrilleros).

Este servicio informativo descubrió a mediados del 2002 que una campaña en principio inofensiva, de entrenamiento de estudiantes para afrontar catástrofes naturales en Ecuador (Operativo Ojos de Águila) tenía por meta, en realidad, la observación de los movimientos migratorios de colombianos.

Posteriormente, SICLA precisó esta información cuando publicó que la DAS (servicio de inteligencia de Colombia) había coorganizado el operativo Ojos de Águila.

Contemporáneamente -Julio 2002- el ejército argentino envió una comisión de instructores a Ecuador para dar cursos de informática, comunicaciones, actividades físicas, etc a civiles y militares del Politécnico ecuatoriano que cuenta con 16 mil alumnos (Revista Soldados, Julio 2002).

Dicha instrucción, siempre se mantuvo en el marco de una supuesta función social motivada por eventuales catástrofes. Pero las noticias que llegaban entonces de la zona de guerra en la frontera colombo ecuatoriana destacaban que los estudiantes cumplían una función de vigilancia, de prevención del delito entendiendo por tal y según el propio comandante de policía de la provincia de Tulcán, Ecuador, también la actividad guerrillera. La dotación de equipos de comunicación y alarma a los estudiantes patrulleros, completaba el plan. En Colombia, recién bajo la presidencia de Álvaro Uribe este método cobró relevancia en la zona de Arauca hace dos meses.

El plan de instrucción iniciado por la DAS y el ejército argentino, ha alcanzado pleno desarrollo en estos días. Puesto que como se puede advertir en la fuente informativa que se adjunta, 117 de aquellos 16 mil estudiantes del Politécnico, junto con agentes de seguridad capacitan dirigentes barriales y habitantes en general. La tarea de las agencias norteamericanas no se agota en la supervisión de este entramado de seguridad. La organización Internacional de Migraciones, OIM aporta dinero y asesoramiento técnico para obras de infraestructura (caminos y puentes) en el área de guerra fronteriza. También -y esto ha sido denunciado por un diplomático ecuatoriano- tiene acantonado un grupo paramilitar denominado DyM en la base naval norteamericana de la isla de Manta.

Estados Unidos admite tener 400 militares en Colombia (aunque empleados de aeropuertos de ese país aseguran que son muchos más) y no ha desmentido el número de buques de guerra que la prensa local ubica con base en la isla de Manta: 43.

En resumen, la colaboración "diplomática" de FF.AA. de la región, el reclutamiento de sectores de la población y el correspondiente apoyo económico, evidencian una estrategia más depurada de EUA en Sudamérica que, paradójicamente, en Irak, donde ha invertido sumas considerables, fuerzas militares aún más considerables y riesgos todavía mayores sin alcanzar fácilmente su objetivo. La verdad es que la estrategia más sutil en Sudamérica es anterior a George Bush.

Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones