Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

La ratonera Argentina

Por Carlos M. Duré
Información relacionada:
Patente de corso - Por Carlos M. Duré

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 30/mar/03 (10, 05 p.m.).- El suscriptor ha podido apreciar en los cables de SICLA el grado de involucramiento de las FFAA sudamericanas -las argentinas en particular- en el orden de seguridad que EUA ha diseñado para el continente.

En 1991, durante la guerra del Golfo, la Argentina participó de la coalición contra Iraq en un grado semejante al de España en la actual confrontación.

Pero esta vez, el país austral se abstuvo de alinearse francamente con los aliados y sólo prometió ayuda humanitaria de posguerra.

Estados Unidos, que necesitaba de un mínimo de apoyo político a su expedición, pues la oposición ya la tenía asegurada, manifestó su disgusto por la posición ambigua argentina y pocos días antes de lanzar la invasión presionó al gobierno de Duhalde por medio de Aznar.

Si bien el presidente argentino ratificó su rechazo a la guerra y su subordinación a las Naciones Unidas, la posición concreta del país fue expresada por el ministro Ruckauf al agregar al discurso oficial el repudio a la posesión de armas de destrucción masivas de Saddam Hussein.

Es una ostensible contradicción de Ruckauf pues no puede sujetarse a la posición de la ONU, cuyos inspectores prácticamente afirmaron que Iraq no poseía ese tipo de armas, y asegurar que EUA tiene razón. Lo único que podría reivindicar políticamente el ataque norteamericano es la existencia de tales armas. Ruckauf se anticipó y sentó la verdadera posición argentina.

Los belicosos funcionarios de Washington han aceptado ese apoyo elíptico de la Argentina no tanto por lo poco que pueda significar en su estrategia mesooriental, sino en función de la estrategia militar en Latinoamérica, donde las FFAA argentinas si actúan como instructores en el contexto del Plan Colombia.

Cabe recordar que desde el 2000, la Argentina ha oficiado de anfitrión de los dos operativos Cabañas -2000 y 2001-, el operativo aeronaval UNITAS y los tres operativos Águila, de guerra aérea.

La posición del Estado Mayor Conjunto argentino ante el requerimiento norteamericano de involucrarse en la lucha contra el narcotráfico, fue de rechazo. Pero desde el ataque del 11 de Septiembre del 2001, la Secretaría de Estado de EUA, en el segmento latinoamericano de prevención del terrorismo sitúa en la triple frontera de Argentina, Brasil y Paraguay un epicentro de actividad de grupos islámicos tanto en el apoyo logístico y financiero como en el entrenamiento de comandos.

En pleno ataque a Bagdad, el Secretario de Defensa, Donald Runsfeld mencionó en tres oportunidades dicha triple frontera como objetivo a "limpiar" en forma simultánea con objetivos orientales.

En tal caso, la Argentina quedaría directamente comprometida en las operaciones militares de EUA puesto que involucrarían su propio territorio, y, más complicado aún, el de la alianza regional Mercosur.

Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones