Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Raras concesiones

Por Carlos M. Duré

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 31/mar/03 (11, 45 p.m.).- El último mes el sistema informativo ha registrado en las fuentes periodísticas del interior algunas noticias que no han concitado mayores comentarios de la gente de prensa y de los funcionarios.

Tres obras públicas de magnitud presentan irregularidades en sus respectivas concesiones. El puente Rosario-Victoria- obra monumental de 60 Km. de largo, que conecta las rutas del Mercosur con la autopista Rosario-Córdoba y que está en un 92% de su construcción- está detenido en la última etapa porque el estado nacional tarda en asignar U$S 50 millones al fondo fiduciario. Pero en los últimos días, Duhalde decidió adelantar una parte de esa suma para que el concesionario Puentes del Litoral termine la obra.

Lo insólito es que dicha sociedad pidió que no se depositara el dinero en su cuenta pues está embargada. Y la pregunta que se hace la opinión pública es ¿cómo se adjudicó una obra semejante a una empresa que tiene trabado un embargo?.

En San Juan, los diques Caracoles-Punta Negra, después de una parálisis de su construcción durante el 2002 debido al incumplimiento del contrato por su concesionario: AES, fueron readjudicados a la empresa mendocina Cartellone.

En este caso, lo raro es que los norteamericanos de AES recomendaron como sucesor a Cartellones, empresa que tiene una cuestión legal en su provincia por abandono de las obras del dique de Poturillos. Los diques sanjuaninos siguen siendo objeto de investigación, pero, como se verá, esta falta de recaudos al adjudicar obras públicas no sólo parece una displicencia generalizada. Las autoridades nacionales y provinciales no relacionan un hecho con otro no obstante sean protagonizados por la misma empresa.

Es así que AES es adjudicatoria de la construcción de la central termoeléctrica Paraná cuyo contrato debiera revisarse minuciosamente a la luz de los antecedentes mencionados.

Si se considera la magnitud de las obras concesionadas (San Juan U$S 309 millones, central Paraná U$S 450 millones) no se comprende que no se hayan pedido las debidas garantías y estado contable libre de embargos, además de los antecedentes técnicos que las empresas pudieran ostentar. Tal descuido tantas veces reiterado puede trasuntar la incompetencia de los funcionarios o algo peor.

 
Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones