Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

El todo es menos que la suma de sus partes

Por la Redacción

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 1º/04/03 (11, 32 p.m.).- La escasa concurrencia a las elecciones internas abiertas en la provincia Buenos Aires este último domingo confirma dos tendencias que SICLA advirtió en los envíos del 10/10/02 y 08/11/02, "La naturaleza detesta el vacío..." y "¿Desaparece uno de los tres poderes?"

Una tendencia es la permanencia de los mismos dirigentes políticos en la era democrática que ya lleva 20 años. Otra tendencia es el alejamiento del pueblo de las estructuras políticas reduciendo su participación formal al acto electoral y esto a su vez, en grado mínimo.

Es casi axiomático en política que la abstención popular favorece la continuidad de los dirigentes a los que paradójicamente se pretende repudiar con esa actitud. Otro axioma es, a la recíproca, que la continua reelección desvirtúa la democracia y la falta de ella aleja a la gente de los partidos.

En provincia de Buenos Aires votaron 600 mil electores sobre un padrón de 9 millones. El 70% de los intendentes se presentaron a la reelección.

La mayoría confirmó esa aspiración el domingo pasado. Por lo que la regla arriba dicha queda confirmada.

Como se sabe, la jueza federal electoral, María Romilda Cervini de Cubría avaló el deseo de la amplia mayoría de los dirigentes políticos de no actualizar los padrones de afiliados que datan de 1983 en lo que concierne al PJ y la UCR que entonces contaban con 3,5 millones y 1,5 millones respectivamente.

Los partidos políticos, entonces, en el intento de evitar una respuesta negativa o indiferente, en una campaña de afiliación que contrastaría con el padrón setentista, no pudieron evitar que el electorado les diera la espalda en forma mucho más rotunda. Los 600 mil votos no fueron sobre el ficticio padrón de 5 millones de afiliados (PJ más UCR) sino sobre los 9 millones del padrón general -por ser internas abiertas- lo que hace que el porcentaje de rechazo sea mayor e inocultable.

Un informe del Ministerio del Interior basado en investigación propia dice que el PJ mantiene una supremacía en la provincia de Buenos Aires desde 1983, incluso en sus peores performances. El PJ logró la reelección en municipios bonaerenses:

  • 87/83: municipios: 23 (% 96)
  • 91/87: municipios: 54 (% 87)
  • 95/91: municipios: 62 (% 81)
  • 99/95: municipios: 58 (% 64)

Se puede advertir un continuo descenso en el porcentaje de reelecciones. En el 95 -la reelección de Menem- y pese a la buena elección presidencial, el PJ perdió algunos municipios. El peronismo llevaba un solo candidato presidencial con el apoyo independiente. Por lo que los justicialistas municipales arriesgaban más sus propias posibilidades de triunfo sin afectar tanto las de Carlos Menem.

En estas elecciones en provincia de Buenos Aires los dirigentes intermedios deberán triplicar las precauciones. En las de gobernador dirimirán su propia suerte. Y en las legislativas, las de sus ayudantes. La magra presencia de electores en las internas abiertas proyecta una sombra sobre el resultado en las municipales y pone en alerta a los tres candidatos a presidente quienes ven dramáticamente confirmadas las encuestas más pobres.

Como se puede apreciar en la tabla del Ministerio del Interior, si bien la cantidad de municipios reelectos para el PJ aumenta considerablemente del 83 al 99, el porcentaje disminuye.

Por ejemplo entre el 91 y el 95 el PJ fue reelecto en sólo 8 municipios mas que los que ya retenía. Sin embargo, Menem lograba un apoyo electoral mayor, con lo que el resultado municipal da un descenso en el porcentaje.

Al estar separadas las elecciones los resultados que los dirigentes de segunda línea obtengan en su sección sí incidirá directamente en la suerte del candidato principal.

Se supone que una vez electo el presidente este volcará su apoyo a los intendentes. De lo que se infiere que la candidatura más sujeta al capricho del electorado es la presidencial, y la que se servirá mejor de la estructura partidaria, del sistema de lealtades, es la candidatura de los intendentes.

Cuando el pueblo es renuente a participar de las elecciones o dice que se vayan todos no apunta tanto a los grandes candidatos como a los dirigentes más cercanos.

 
Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones