Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Contra el arancel universitario

Por la Redacción

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 04/04/03 (09, 12 p.m.).- Tucumán. La información de ayer de los medios de esta provincia daba cuenta de que los estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la UNT habían tomado el edificio de la institución rechazando el aumento del bono contribución. La correspondiente al día de hoy dice que la toma se mantiene.

En Agosto del 2002, la prensa local reproducía la opinión de la Sociedad Rural que consideraba la necesidad de arancelar la universidad.

El 1 de Septiembre del 2002, SICLA-Internacional recogía información de la provincia de Tucumán sobre casos de desmayos por hambre y abandono de estudios por falta de dinero para el transporte de estudiantes universitarios tucumanos.

Si bien la carrera de arquitectura, por sus altos costos de materiales de estudio, no es accesible a todos los sectores sociales, la protesta de los alumnos contra el bono contribución (en realidad un arancel encubierto) refleja en alguna medida el espíritu de la comunidad universitaria a favor de la estricta observación de la gratuidad educativa.

El análisis de SICLA concerniente a los casos de hambre y falta de recursos de los universitarios de Tucumán, refutaba, en alguna medida, las razones esgrimidas por los ruralistas en pro del arancelamiento. Estos aducían la necesidad de tal mecanismo por el bajo nivel de los estudiantes, para mejorar el nivel académico. Al respecto, SICLA deducía que si los estudiantes abandonaban sus estudios debido a la pobreza, era absurdo esperar que pagaran un arancel, antes bien deberían cobrar algún salario.

Curiosamente, la modificación del presupuesto universitario -$57 millones que se pasan de extensión universitaria a administración y salarios- motivó protestas de la comunidad educativa en Buenos Aires. Acaso esa reasignación debiera concurrir en auxilio de los estudiantes pobres. Así como el gobierno nacional destina $4500 millones para el rescate de los bonos o submonedas, bien podría destinar 57 millones para rescatar a los estudiantes universitarios del pago de bonos y boletos de colectivo.

Los estudiantes porteños, más aliviados económicamente, tienen derecho a defender la extensión universitaria, los cursos de idiomas, de informática, tanto como los tucumanos a cursar simplemente su carrera.

 
Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones