Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

El satélite de la AFIP

Por Carlos M. Duré
Información relacionada:
La Zoncera del Granero del Mundo III. Conclusiones - Por Ernesto Bell

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 09/04/03 (11, 23 p.m.).- El diario Colón Doce, de la localidad homónima del norte de la provincia de Buenos Aires, dice que la AFIP explicó a productores rurales del distrito las características del relevamiento foto-satelital de las explotaciones a los efectos de mejorar la recaudación fiscal.

El diario La Opinión de Pergamino titula irónicamente "El Gran Hermano de los productores rurales" haciéndose eco de la predisposición de los chacareros y estancieros al respecto.

Las noticias demuestran que la puja entre el sector rural y el Estado por los impuestos a la renta de la tierra se encuentra en el mismo punto del año pasado cuando la gente del campo rechazó el impuesto a la renta presunta junto con las retenciones a la exportación y el impuesto inmobiliario rural.

En la nota de SICLA "La zoncera del granero del mundo" (24.25 y 26/2/03) el tema ha sido tomado desde diversas ópticas incluida la histórica. Allí se recuerda la Ley agraria del ingeniero Giberti, Secretario de agricultura del gobierno peronista de 1974, que contemplaba el impuesto a la renta normal potencial de la tierra, una concepción menos sujeta al capricho de los mercados que la renta presunta aunque similar en la búsqueda de la explotación intensiva.

Es sabido que el productor agrícola regula sus campañas en función de los precios y de las prerrogativas de origen fiscal que los compensan si no conservan altos niveles de rentabilidad.

Pero también se sabe de la tenencia especulativa de enormes extensiones que producen poco y se subsidian mucho.

La ingeniería agronómica está suficientemente desarrollada para determinar el nivel de productividad promedio de cada región, especialmente de la pampa húmeda que goza de una extraordinaria regularidad.

A su vez la meteorología y la fotografía satelital reducen los imponderables naturales a un mínimo margen de error, puesto que, cuando menos la segunda, se emplea en espionaje militar y en inspecciones de plantaciones de coca en la lucha contra el narcotráfico.

La variación de los precios internacionales a causa de los subsidios europeos y norteamericanos, la variación de los precios de exportación argentinos por la relación peso - dólar, se combinaron muy bien con la desregulación del comercio de granos. Los productores y los exportadores pueden vender por su cuenta al margen del Estado. Los primeros, incluso han mejorado su capacidad de negociación pues ya no necesitan almacenar en grandes silos y pueden hacerlo en bolsas ad hoc en su propio campo.

Según la AFIP, en su explicación a los chacareros de Colón, la inspección por satélite abarca roturación, siembra y cosecha pero no dice nada de almacenamiento en bolsas. Se mostrará a cada productor el relevamiento correspondiente el cual podrá ser replicado con -se supone- declaración jurada admitiéndolo o refutándolo.

El campo incrementó sus ganancias en un 200% durante el 2002 y todavía sigue en la incertidumbre cuánto deberá tributar.

Junto con los petroleros, producción y exportación agrícola fueron la principal actividad económica. Los primeros exportan un 40% de lo producido, pero el Estado no ha invertido mucha voluntad en verificar esa cantidad conformándose con el medidor menos confiable de extracción de hidrocarburos: la declaración jurada.

Los ruralistas pueden sentirse escrutados por el ojo de ese "Gran Hermano" y discriminados respecto, por ejemplo, de los petroleros. Sin embargo, como ya se ha dicho, ese ojo puede hacer la vista gorda en la etapa de almacenamiento. Y de última, habrá también una declaración jurada.

 
Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones