Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Lo que se haga con el peso se hará con los bonos

Por Carlos M. Duré
Información relacionada:
Banco Mundial, FMI, tarifas - Por Carlos M. Duré
Pugna por la renta nacional - Por Carlos M. Duré

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 10/04/03 (09, 23 p.m.).- La reunión de los gobernadores con Lavagna para congeniar el modo de recuperación de bonos de la deuda pública provincial o símil monedas, devino en una fijación del valor por el mercado mediante la licitación.

Tal definición no parece resolver la incertidumbre de varias provincias en lo que respecta al orden de sus cuentas. En particular, las gobernadas por radicales que se consideran discriminadas.

Otras, como Tucumán, encuentran al menos una tregua de corto plazo que les permitirá negociar con los grandes tenedores de bonos (los supermercados) para evitar la instancia judicial.

Pero la precariedad de éste modo de rescate subyace en los pequeños tenedores, los trabajadores del Estado, quienes ven objetivamente disminuidos sus salarios en un 10%, en el caso tucumano, y hasta un 45% en el caso de los estatales de Entre Ríos.

No obstante, el margen de depreciación salarial, que desde el primer trimestre 2002 quedaba en poder del gran comercio (los grandes poseedores de bonos), a partir del rescate quedará en los gobiernos provinciales llevándolos a un enfrentamiento con sus propios trabajadores como se puede apreciar en la información adjunta de la fecha.

El gobierno nacional dispone de $4.500 millones para el rescate. Una parte proviene del superávit de $1.700 millones. Pero la remesa principal fue acordada en enero con el Banco Mundial y el BID.

En aquella oportunidad en éste espacio se informó que los organismos internacionales habían acordado más de U$S 2.500 millones para la manutención de los planes jefes de hogar a condición de -paradójicamente- restringirlos en unos 600 mil.

La medida coincide con uno de los puntos acordados con el FMI que exige:

  • 1) El cese de emisión de bonos;
  • 2) El rescate de los existentes y la no coparticipación de las retensiones a la exportación.

Los planes sociales son pagados en bonos, de manera que su rescate a precio de mercado cumple con las consignas del BM y BID, por un lado, y las del FMI por el otro.

Las cuasi monedas son el resultado de una devaluación provincial a cuestas de la devaluación del peso en febrero de 2002, de manera que significan una doble exacción al salario. Su emisión, sin embargo, atenuó la recesión permitiendo un nivel de consumo de mera supervivencia durante la primera mitad del año pasado (por eso es que los grandes tenedores son supermercados y empresas de servicios públicos). Pese a ese parche, su recuperación a precios devaluados por el mercado puede reducir drásticamente el consumo volviendo todo a junio 2002.

 
Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones