Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Provincia de Buenos Aires. Encefalograma electoral

Por la Redacción de SICLA

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 14/04/03 (09, 33 p.m.).- Al seguir atentamente algunas cifras proporcionadas por el Ministerio del Interior, se advierte que la consigna "Que se vayan todos" no sólo venía forjándose desde 1995, hasta explotar en el 99 y el 20 de diciembre de 2001, sino que se puede anticipar para las elecciones del 27 de abril.

Según los datos el voto positivo cayó del 85,14% en el 89, al 78,48% en el 95 (reelección de Menem), y se desmoronó al 58,25% en el 2001 (rechazo a las opciones del PJ. Menem y Duhalde). Los datos corresponden a la provincia de Buenos Aires y el último porcentaje es sobre 9.285.000 electores, más o menos los mismos que votarán dentro de unos días.

La primera conclusión que se puede sacar es que desde el advenimiento de la democracia en el 83 hubo un proceso de deterioro de los partidos políticos. Los primeros diez años no es muy agudo. Pero del 95 hasta hoy es tan pronunciando que se puede inferir que el escepticismo popular ya no se centra en los partidos políticos -que son los instrumentos o expresiones de un modelo- sino en el sistema mismo. Lo prueba el hecho de que la reelección de Carlos Menem en 1995 -la ratificación del modelo- el abstencionismo aumentó casi diez puntos, y el rechazo al modelo peronista en el 2001 tuvo un abstencionismo de 24,65%.

Queda bastante claro que el voto obligatorio ya no obliga a grandes sectores de la provincia (y del país). Es decir, la conciencia de la participación política del pueblo se estrella contra la evidencia de los aparatos herméticos, contra la endebles de las corrientes alternativas y contra la indemnidad que permite la reaparición cíclica de los personajes repudiados.

 
Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones