Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Una excusa y una política para el subdesarrollo

Por Carlos M. Duré
Información relacionada:
Bolivia: La retaguardia - Por Carlos M. Duré

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 19/04/03 (11, 11 p.m.).- A mediados de los años 80, George Bush padre, vicepresidente de los Estados Unidos y posterior presidente, antes de iniciar una gira por Sudamérica dijo que su país y otras potencias industriales no debían permitir que países subdesarrollados manejaran alta tecnología, en particular la de uso militar (es decir, cualquiera). Nombró tres ejemplos: China, Brasil y la Argentina, estos dos últimos, paraderos de su gira.

En aquel momento, EUA ejercía fuertes presiones para que la Argentina -país que había combatido contra la OTAN en la guerra de Malvinas en 1982- firmara el tratado de Tlatelolco de uso pacífico de la energía nuclear y desmantelara el proyecto del misil de alcance intermedio. Cóndor II.

Por su lado, Brasil había logrado bajar los costos de producción de computadoras a niveles competitivos con la empresa norteamericana IBM y era el tercer exportador mundial de armas.

A fines de los ´80, un profesor del Instituto estatal Balseiro (energía atómica) de la Argentina había desarrollado un modelo de generador eólico de electricidad. Por falta de recursos, el gobierno no pudo financiar la instalación de generadores en la Patagonia, pero el proyecto fue incorporado a su presupuesto por la Armada Argentina para ser ensayado en las bases antártidas. El buque abastecedor de dichas bases había recibido una errónea ubicación de un gran témpano desde un satélite inglés, chocó con el hielo y se produjo un derrame de hidrocarburos. Una conocida organización ecologista (que recibiría donaciones de una empresa petrolera inglesa en la Argentina) declaró que la Argentina, como otros países, se mostraba irresponsable en el manejo del petróleo y por ello causaba catástrofes ecológicas.

Finalmente, el actual presidente de los EE.UU. justificó su invasión de Iraq, y amenaza con medidas semejantes contra otros países de la región, por la posible tenencia de armas de destrucción masiva-químicas, biológicas y termonucleares- cuya fabricación implica el manejo de altas tecnologías, y, fundamentalmente, la posesión de conocimientos estratégicos vinculados a ellas.

En la información que se adjunta, el suscriptor advertirá que en Ecuador se vienen suscitando accidentes y sabotajes en los dos grandes poliductos amazónicos.

El gobierno de Gutiérrez imputa a la impericia de las empresas concesionarias y al robo mafioso de petróleo, dichos accidentes. Las empresas culpan a la petrolera estatal, y, la prensa local, incluso, atribuye a la acción de la guerrilla colombiana tanto el hurto de petróleo y de tuberías como los accidentes que esa actividad ocasiona.

En otro análisis (La Retaguardia 22/3/03) SICLA subrayó el interés norteamericano de poner bajo control de seguridad chileno el embarque de gas procedente de Bolivia, entre otras razones, por desconfianza "institucional" al manejo del suministro de combustibles (y de su tecnología) por países que se muestran inestables.

Si el lector une todas estas informaciones encontrará un factor común: la necesidad de EUA de controlar y monopolizar el desarrollo tecnológico y de la energía que lo permite.

El periodista del periódico inglés The Gardian, Greg Palatz, caracteriza a los funcionarios que rodean al presidente Bush, como empresarios del área tecnológica y energética. La conclusión queda para el propio lector.

 
Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones