Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

La democracia por arriba

Por Carlos M. Duré carlosdure@rebanadasderealidad.com.ar

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 06/05/03 (11, 05 p.m.).- No obstante la concurrencia de electores se presenta por los medios como alta el 27 de abril pasado, la curva descendente desde 1995 apenas sufrió una leva alza:

1989 83% de electores del padrón total
1991 75,52%
1995 76,44%
2001 57,59%
2003 77,61%

Desde 1983 hasta 1989 la concurrencia al sufragio en la Argentina no bajaba prácticamente del 80% y aunque el 77,61% del 27 de abril es una buena concurrencia, se encuentra muy próximo al porcentaje de 1995 cuando fue reelecto Carlos Menem. En realidad las cifras en sí, salvo por la caída vertiginosa del 2001, 57%, no significan abruptos repudios al conjunto de partidos y dirigentes políticos ni mucho menos un rechazo del sistema democrático, sino una constante tendencia al escepticismo, un desgano cívico que en los casos de crisis ya vividos se manifestó por la exoneración total de la clase política.

Cabe preguntarse por qué la aparentemente alta concurrencia de las elecciones pasadas no interrumpió la tendencia al abandono de los círculos políticos por parte del pueblo, por qué se puede prefigurar más evolución negativa de esa tendencia en las elecciones nacionales que sobrevengan en el futuro.

En principio, los analistas destacan algunos factores que inciden es esta conducta del pueblo. En algún momento -si se repara en fechas y porcentajes surgen los hitos de gran decepción popular- el hombre del común se ve sorprendido en sus creencias cuando los partidos políticos fuerzan su propia ideología bajo pretexto de obtener resultados de coyuntura. Algunos llegan tan lejos en tal defraudación, que se hacen irreconocibles. Los dirigentes pasan de una alianza a otra hasta verse obligados a justificarse permanentemente o lindar el cinismo cuando su nuevo encuadramiento es de signo contrario al que sustentara alguna vez.

Otro factor es la falta de democracia interna en los partidos. La profesionalización de sus dirigentes insertos en cargos públicos podría verse afectada si los adherentes interviniesen para retomar los fundamentos ideológicos, casi siempre irreconciliables con las medidas de gobierno que se ejecutan desde esos cargos. El afiliado o simpatizante es marginado por esos aparatos excepcionalmente es convocado pero para consolidar una burocracia.

Un tercer factor, que deviene de los anteriores, es la pérdida de valor de transformación del voto. El mismo ex presidente, Carlos Menem, con aquella confesión de haber ocultado su plan de gobierno porque si no lo hubieran votado, degradó a tal punto el valor del voto, que incluso su mejor perfomance electoral no oculta el principio de una abstención progresiva del pueblo. Ni siquiera la remoción del menemismo y sus arrebatos de desfachatez por una alianza de progresistas escapó al escepticismo popular. En las elecciones del 2001 comenzó a perfilarse la frase "que se vayan todos".

En las elecciones pasadas 18 candidatos reflejaron más que una pluralidad ideológica la conciencia partidista de que el mercado electoral estaba tan atomizado, que se podía cosechar algún voto. El ganador de la primera vuelta obtuvo en números absolutos un 18%. Y si los historiadores ponen en duda la legitimidad del tiempo de Arturo Illia -23%- debido a la proscripción del peronismo, con toda justicia habría que considerar de dudosa legitimidad los magros porcentajes de Menem y Kirchner, de López Murphy, Carrió y Rodríguez Saá.

El ciudadano concurrió a votar en la certeza de que su voto no dirimía nada. Lo hizo en gran número y con bajo compromiso: apenas el de una afinidad por simpatía. Y con una oferta de candidatos que le permitía incluso cambiar el voto en el mismo cuarto oscuro. Si las circunstancias hubieran sido más dramáticas, las elecciones se hubieran definido en la primera vuelta. En resumen, el voto del 27 de abril por desperdigado y sin poder de cambio, equivale a una abstención más de las que vienen evolucionando desde 1995. En este caso el elector ha sido un poco más condescendiente.


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones