Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Impunidad y elecciones

Por Eduardo Jozami

Rebanadas de Realidad - 11/05/03.- Los organismos de Derechos Humanos ya advirtieron sobre la posibilidad de que la Corte Suprema de Justicia convalide -antes de la asunción del nuevo presidente- las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. Los medios han explicitado la justificación de esta premura: se trata de eximir al futuro presidente- (casi seguramente Néstor Kirchner)- de intervenir en un tema tan comprometido. Para Menem éste no sería un problema: su defensa de la constitucionalidad de las leyes es por todos conocida.

Entre los millones de argentinos que votaremos el domingo por Kirchner para asegurarnos el final del ciclo menemista, muchos consideramos que el indulto y la defensa de la impunidad de los criminales del Proceso son aspectos emblemáticos del menemismo que sería importante que no perduraran en la nueva gestión. Es preocupante en este sentido la ambigüedad de ciertas opiniones de quienes son mencionados como posibles responsables del área de Justicia.

Por otra parte, es por lo menos ingenuo creer que la decisión apresurada de la Corte liberaría de responsabilidades al nuevo presidente. En principio porque el actual gobierno tiene demasiado que ver con la futura gestión del doctor Kirchner, pero también porque difícilmente éste podría dejar de opinar sobre una cuestión tan relevante. No sabemos si el intento de sacar el fallo esta semana responde al supremo interés de preservar la constitucionalidad de las leyes ante cualquier cambio futuro en la integración del tribunal, o si también existe alguna especulación menuda de la Corte menemista, algún último recurso de campaña electoral.

En cualquier caso, importa evitar que esa convalidación se produzca. Los fallos de primera y segunda instancia que declararon la inconstitucionalidad de las leyes son el resultado de una larga lucha de familiares y organismos pero también de un sentimiento mayoritario profundamente arraigado en la sociedad. Sería muy grave que la Corte que convalidó las privatizaciones corruptas, los negocios del menemismo, la rebaja de jubilaciones y salarios pueda también asegurar la vigencia de las leyes de impunidad. El doctor Kirchner debería ser el más interesado en evitarlo si no quiere comprometer la credibilidad de su futura gestión.


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones