Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

La culpa es de los dos

Por Ricardo López Murphy y Ricardo Gómez Diez

Rebanadas de Realidad - 14/05/03, 15:00 .- Por sexta vez en casi tres años, Argentina se conmueve frente a las corrientes cruzadas de la irresponsabilidad y el sentido degradador de la impunidad política ante el juicio ciudadano. La posible renuncia a competir en la segunda vuelta electoral del 18 de mayo, de acuerdo a lo que dispone la Constitución Nacional, por parte del candidato Carlos Menem, conjuga todos esos signos políticos negativos que han desconcertado al mundo y han afectado el futuro de la familia argentina.

Los episodios y las actuaciones que rodearon la renuncia del Vicepresidente de la Nación en 2000, la renuncia de dos Presidentes de la Nación en 2001, la renuncia anticipada del actual Presidente en 2002 y la transferencia a toda la ciudadanía de la incapacidad de acordar dentro del Justicialismo su propia fórmula electoral, han sido hitos degradantes de la vida nacional. Hoy, asistimos con justa indignación a otra posible destrucción institucional protagonizada por el candidato Carlos Menem, que ojalá sea la última de una generación política que nada aprendió de la historia, que nada aprendió del mundo y que, en definitiva, poco supo de política en el sentido profundo de su significado. Así lo atestiguan sus resultados.

El ex Presidente Carlos Menem, y el Presidente de la Nación Eduardo Duhalde han subordinado los intereses de la Nación a su mezquina y misteriosamente profunda rivalidad política. Ambos llegaron juntos al Poder en 1989, ambos terminan postrando hoy al pueblo argentino a sus niveles más bajos de respeto político y esperanza por la calidad de sus instituciones, a los niveles más altos de desocupación y pobreza, al hambre y la desnutrición, al olvido del mundo. Hoy, su rivalidad nos ofrece la penosa solución de un candidato a Presidente que deberá asumir como Presidente de la Nación el 25 de mayo, sin que probablemente se respete la inspiración de los constituyentes desde 1853 en adelante, cual era su consagración por una mayoría absoluta de electores o de ciudadanos.

El panorama político de deterioro profundo que imperaba el año pasado impulsó la fundación de RECREAR y del Movimiento Federal RECREAR. Era y es necesario impulsar un pensamiento y una organización que permita contener la frustración y la angustia de millones de argentinos frente a tanta malignidad política y ofrecer un ámbito para encauzar políticamente los valores morales y la ansiedad de estabilidad institucional sin los cuales la Argentina no podrá recorrer los caminos del progreso. Por eso hoy estamos aquí, con la misma determinación que le hablamos al pueblo en la noche del 27 de abril.

Frente a las circunstancias que vive el país, somos conscientes una vez más que su salida política esta vinculada al respeto total y absoluto a las normas constitucionales, la ley y la justicia. Esto significa que el ballotagge debería hacerse y, de no ser posible por renuncia de una de las dos fórmulas, consagrar automáticamente a la otra, como prevé el Código Nacional Electoral.

Las instituciones deben salir fortalecidas de estos desatinos por la actitud creativa de quienes heredaremos la responsabilidad de ser protagonistas de la historia política que viene. RECREAR y el Movimiento Federal RECREAR darán al país el testimonio de la oposición constructiva que se espera en las democracias maduras. El Gobierno que llega contará con nuestro apoyo en la construcción de políticas de Estado, el Gobierno sabrá sin reservas de todo lo que coincidamos y también de los lógicos disensos. El país entero sabrá que hemos llegado para construir y ayudar a construir una nueva Nación, vacía de las lacras que nos hacen vivir estos momentos de vergüenza.

 
Fuente: Prensa del Movimiento Federal Recrear.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones