Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Una pesada herencia

Por Raúl González

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 28/05/03.- Los grandes medios de comunicación muestran los primeros pasos de un gobierno que intenta separarse, entre otras cosas, de la propuesta menemista de sacar al ejército a las calles para combatir la violencia.

En esa dirección irían las palabras del flamante presidente Néstor Kirchner de querer unas Fuerzas Armadas comprometidas con el futuro y no con el pasado, y el decreto firmado para renovar dichas fuerzas, pasando a retiro a 27 generales, 13 almirantes y 11 brigadieres.

El general Roberto Bendini será el nuevo jefe del Ejército en reemplazo de Ricardo Brinzoni. En tanto que el brigadier Carlos Alberto Rohde asumirá como titular de la Fuerza Aérea por Walter Barbero mientras que el contralmirante Jorge Omar Godoy hará lo propio como jefe de la Armada en lugar de Joaquín Stella.

Sin embargo otra noticia, casi inadvertida, informa que el Congreso Argentino tiene un proyecto de ley que pide autorizar el ingreso de fuerzas de los Estados Unidos al país para realizar ejercicios militares conjuntos.

El proyecto fue presentado el viernes pasado con la firma del saliente presidente Eduardo Duhalde, que también solicita permiso para el ingreso de efectivos de Chile, Paraguay, Brasil y Uruguay, y Bolivia como país observador. De aprobarse el proyecto, el ejercicio se haría en junio en una base ubicada en Mendoza.

Los Estados Unidos piden para el personal civil y militar que participe en el ejercicio 'privilegios e inmunidades'.

El gobierno sostiene que el pedido de inmunidad está basado en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 y que el verdadero fin del ejercicio es 'consolidar el acercamiento de las Fuerzas Armadas nacionales y extranjeras en el terreno al mismo tiempo que fomenta la confianza mutua y la cooperación regional'.

Este proyecto que no goza de prensa, cuenta con un proyecto de ley madre 'la ley antiterrorista' que tampoco fue portada de ningún medio.

Un proyecto de ley antiterrorista es estudiado desde septiembre de 2002, por las comisiones de Seguridad Interior, de Defensa Nacional, de Asuntos Penales y Regímenes Carcelarios, de Derechos y Garantías, de Relaciones Exteriores y Culto, de Presupuesto y Hacienda, y la de Fiscalización de los Órganos de Seguridad e Inteligencia. Fue presentado por el ex secretario de la SIDE, Miguel Ángel Toma y el ex ministro del Interior, Jorge Matzkin. Contemplaría el espionaje interno y la participación de las Fuerzas Armadas en tareas policiales y de inteligencia.

El proyecto de ley no sólo abarcaría al terrorismo internacional sino al terrorismo doméstico (léase a aquel cuyas actividades se concreten dentro del territorio nacional y que carece de dirección exterior, ya sea que se lleven adelante por grupos, individuos o por el mismo Estado, y cuyo fin es el uso ilegal y premeditado de la fuerza', para lograr 'objetivos políticos, sociales, religiosos, económicos, culturales, financieros, o de cualquier otra índole').

Estos dos polémicos proyectos parecen trascender a cuestiones políticas internas, o a las elecciones. Pero forman parte de una pesada herencia, que de seguir su curso alinearía al nuevo gobierno con la política antiterrorista de USA en el continente americano. Y que de tomar más prensa no sería bien recibida por una sociedad que a las claras evidencia un sentimiento antinorteamericano.

 
Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones