Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Un itinerario entre Kirchner y Montoto

Por Carlos M. Duré
Información relacionada:
Carta a Rebanadas: Minas, eran las de antes - Por Carlos M. Duré
La trama de AES - Kirchner - Por Carlos M. Duré

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 04/06/03.- Un reporte emitido desde Santa Cruz hace un año por el Ministerio del Interior, Secretaría de Provincias (por entonces estaba a cargo de un archi enemigo de Kirchner, Arturo Puriccelli, ex gobernador de la provincia sureña, menemista y ex interventor del Correo cuando su privatización parecía favorecer a Alfredo Yabrán) avisaba que se estaban produciendo serios conflictos entre el gobernador Kirchner y la delegación de ATE por el destino de las minas de Río Turbio. El agente regional también avisaba que el disgusto causado por el eventual cierre de las minas en forma definitiva, habría entrado en un compás de espera hasta el 6 de junio del 2003. Ese día el gobernante deberá laudar a favor de la clausura o a favor del proyecto de los mineros que consiste en reactivar las minas vendiéndole carbón a su principal cliente: la central termoeléctrica Paraná de San Nicolás, provincia de Buenos Aires (340 mil toneladas) y a un futuro cliente que eventualmente sería otra gran central construida en Santa Cruz, tal vez en el propio Río Turbio.

Los mineros le reprochaban a Kirchner no hacer nada para obligar a la actual propietaria de la central Paraná, la empresa de origen norteamericano con sede en las islas Caimán, AES, a cumplir con el contrato de compra de carbón, cosa que dicha empresa no haría pues su central fue reconvertida a gas, hidrocarburo cuyo proveedor casi monopólico es Repsol.

Otro reproche de los carboneros le enrostraba a Kirchner el propio proceso de privatización fallida. Las minas se entregaron a un consorcio que integraba el empresario Tasselli, hombre con intereses que incluyen el Ferrocarril Metropolitano, el reciente remate del frigorífico Santa Elena (Entre Ríos) y un efímero supermercado en Gualeguay (ER). El consorcio aludido duró, según los mineros, lo que el subsidio de u$s 1 millón del Estado Nacional el cual fue oportunamente cancelado por inactividad de los concesionarios.

El actual presidente argentino en aquellos días privatizó el banco de su provincia en beneficio de un socio de AES en las obras del dique sanjuanino Caracoles - Punta Negra Un protocolo de Santa Cruz dirigido al Ministerio del Interior señalaría a este nuevo banquero: Panedile, que hoy sería objeto de investigación en la provincia cuyana por abandono de las obras mencionadas e insuficientes garantías. La relación entre Kirchner, AES, Repsol y la privatización de las minas de Río Turbio quedan casi en el terreno conjetural. A menos que se tome como un indicio verosímil, la presencia, el 26 de mayo y entre otra figuras prominentes, la del señor Montoto -un tradicional apellido argentino- quien asume las relaciones públicas en su asociación con Tasselli en Ferrocarriles Metropolitanos.

La presencia de Montoto ante el flamante mandatario podría interpretarse, en el mejor sentido, como un augurio de Tasselli recordándole aquellos días de la privatización de Río Turbio.

Pero el lector debería relacionar aquel acontecimiento con la reconversión de la central Paraná a gas, a dicho combustible con Repsol y a esta empresa, con una de las dos mayores fuentes de ingresos de Santa Cruz, los cuales le han permitido al presidente poner a buen recaudo más de 600 millones de dólares en el exterior.


Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones