Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

A costa de qué se vive en Santa Cruz

Por Ernesto Bell
Información relacionada:
La zoncera del Granero del Mundo I - Por Ernesto Bell
La zoncera del Granero del Mundo II - Por Ernesto Bell
La zoncera del Granero del Mundo III - Por Ernesto Bell

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 06/06/03.- En el análisis "La Zoncera del Granero Del Mundo" del 26/02/2003 se comparaba a las provincias Santiago del Estero, Chaco, Neuquen, Tierra del Fuego y Entre Ríos con las demás por tener mayor presencia del sector y forma de producción agropecuaria, y sus consecuencias negativas sobre la estructura social y calidad de vida.

Sin duda este es un modelo productivo a principios de siglo dominante pero luego superado, en lo económico, por el mismo crecimiento poblacional y el avance de los medios de producción.

En aquél análisis decíamos que Tierra del Fuego y Neuquen no padecen la forma de vida agraria a pesar de que en el detalle de su producto bruto interno la industria está por debajo que lo agropecuario. Y que no lo padecen porque hay otra actividad económica que las supera: la extracción de materias primas y su exportación inmediata. Es decir proveer de las riquezas naturales, recursos no renovables, a otros países que se encargan de industrializarlos, sumarles valor agregado, etc.

Este es otro modelo de país que se encuentra en la historia argentina pugnando por generalizarse. Y en esta política es en la que encontramos también a Santa Cruz, con el agravante de que su impulsor es hoy Presidente.

Entonces, sumando a esta provincia a aquél análisis, se puede agregar:

El tipo de economía, hasta definido en el análisis del Ministerio del Interior, implica una "explotación intensiva de recursos naturales, y extensiva de los trabajadores". Es la misma relación aparentemente ilógica que se leyó en informaciones de las últimas semanas, cuando se indicaba que creció la actividad económica pero sin incorporación proporcional de trabajadores.

También se evidencia en los porcentajes, cuando el mismo informe indica "el sector primario de la provincia generó el 38,3% del valor agregado, el sector secundario aportó un 15.8%, en tanto el 40.7% restante de la actividad económica global se explica por la oferta de servicios financieros, comunales y sociales, de transporte y comunicaciones, comercio y turismo."

El "coeficiente de exposición" indica el porcentaje del Producto Bruto de la provincia generado por las exportaciones. En Santa Cruz es cuatro veces mayor al promedio nacional (en números un 35%). En la última década las exportaciones casi se multiplicaron por diez, indicando una clara decisión de que así sea.

Los principales productos de exportación son primarios (petróleo crudo, pescado y lana sucia). El último en agregarse es el oro sin refinar. La lana sucia y la carne ovina son ejemplo de una producción con pocas miras al desarrollo, ya que este ganado es el responsable de la desertificación del 30% del suelo provincia. Es decir es tan destructiva como la extracción de minerales e hidrocarburos sin control.

Esta estructura económica no favorece al empleo, por lo que el Estado tiene que asumir esa carga. En Santa Cruz se encuentra el mayor porcentaje de empleados estatales por habitante (9 de cada 1.000). Y los ingresos que obtiene ese estado por concesiones y regalías le permite mantener una salario $ 400 superior al promedio nacional.

Quizás esta destrucción progresiva del sistema productivo pueda sostenerse un tiempo en una provincia de 200.000 habitantes, pero sin duda los resultados van a ser distintos si se intentara aplicar esta política a nivel nacional.

 
Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones