Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
EL CONGRESO Y LA POLÍTICA REPRIVATIZADORA DE KIRCHNER

¿Borrón y cuenta nueva?

Rebanadas de Realidad - Semanario El Parlamentario, 27/06/03.- En el marco de la implementación de un estilo diferente de relación económica con las empresas de servicios públicos, todo parece indicar que el Correo Argentino y los aeropuertos son los dos blancos elegidos por la Casa Rosada para empezar esta tarea. Senadores y diputados se preguntan hasta dónde tendrán intervención en esta historia.

La Comisión Bicameral de Reforma del Estado y Seguimiento de las Privatizaciones, la Auditoría General de la Nación y la Sigen, entre otros ámbitos, siempre fueron reacios a aceptar, pasivamente, las contradicciones que surgían del seguimiento del cumplimiento de los pliegos licitatorios de parte de las empresas que se quedaron con los servicios públicos anteriormente en manos del Estado.

Pero como lo reconocen sus actuales y anteriores integrantes, siempre cumplieron un papel secundario, máxime cuando se produjeron las privatizaciones, algunas de ellas envueltas en escándalos, como sucedió con el tema del gas.

La creciente tendencia de senadores y diputados nacionales de no conformarse con mirar por TV lo que pasa extramuros podría marcar un punto de inflexión en el rol que le toca desempeñar al Poder Legislativo en esta trama. Este hecho podría marcar un cambio significativo en el rol que el Congreso tomó históricamente respecto de las empresas privatizadas, al retomar su rol de contralor efectivo.

Ahora el Gobierno está pensando en la posibilidad de relicitar algunas concesiones de empresas privatizadas. Si bien todos los contratos se encuentran en etapa de revisión y renegociación, tal como lo establece la ley de Emergencia Económica, cada vez son más fuertes los rumores respecto de la decisión de hacer caer algunos contratos para relicitarlos. En ese sentido, ya es un hecho que no serán prorrogadas las concesiones viales que vencen en octubre de este año. El resto son sólo rumores, pero tanto la concesión de Aeropuertos como la de Correo Argentino estarían en el ojo de la tormenta.

Más allá de las distintas reacciones que esto genera en el Parlamento, existe un consenso generalizado respecto de la necesidad de que el Congreso recupere una de sus tareas específicas: la de controlar tanto a las empresas como al Poder Ejecutivo.

En ese sentido, la mayoría de los legisladores consideró que esta vez la cuestión no debe escapárseles de las manos.

 
Gentileza de El Parlamentario. E-mail.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones