Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

El Gordo Joe, las Tías, doña Gladys y la vuelta de Perón

A raíz de la nota: "Una rosa roja en un casquillo de obús chino disparado en Vietnam" publicada en Rebanadas de Realidad por gentileza de su autor, Roberto Bardini, Gaitán nos envió las líneas que siguen e inmediatamente insistimos en publicarlas, ya que contienen aportes históricos que no deberían quedar para consumo particular. Tratan de un tiempo ido, bello y pesado, el tiempo de la esperanza.
Luis M. Casado Ledo - Editor de Rebanadas de Realidad
Por Carlos "Pancho" Gaitán
Información relacionada:
A 30 años de la muerte de Joe Baxter. Una rosa roja en un casquillo de obús chino disparado en Vietnam - Por Roberto Bardini

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 22/07/03.- En primer termino me consta que la historia que cuenta es cierta aunque algunas anécdotas me impresionan como producto de la inventiva de Baxter.

Yo también conocí la casa de su mamá y a él mismo, sobre el que me acuerdo que era un chiquillo inquieto y vivaracho, aunque no recuerdo su rostro ni su nombre.

Su versión -sorprendente por lo completa- tiene algunos errores de narración totalmente comprensibles. Por ejemplo Villalón no era 'Pajarito' sino 'El Pájaro'. Tampoco es correcto que Baxter antes de llegar a Montevideo haya 'estado escondido en las islas del Paraná o del Río Uruguay', sino que estuvo en casa de peronistas de los que formábamos la Resistencia. Alberto Pérez debe haber recogido la versión que se divulgo hacia afuera para lógicamente desviar el hilo de la investigación.

El 'Gordo Joe' -como le decíamos- cuando cruzo el Río Uruguay, en realidad fue identificado -descubierto- por un Sub Oficial de la Prefectura Marítima Argentina, debido a la proliferación de fotos publicadas en todos lados, y distribuidas en los puestos de fronteras y a lo difícil de esconder su personalidad de 'caballero ingles' a pesar sus disfraces.

El susto del agente y su obligación de detenerlo quedo anulada por la intervención del que 'lo pasaba' en un bote, quien por su peso político y su jerarquía en la Resistencia Peronista -a la que también pertenecía el Guardia Marino-, hizo que guardara silencio cuando este le dijo: 'es un hombre nuestro'.

El periodista Roberto Bardini dice en su nota que 'para muchos, Baxter fue un aventurero o -para expresarlo a modo rioplatense- un chanta'. Perdón amigo, pero no es lo mismo. No necesariamente un aventurero es un chanta, aunque un chanta además puede ser un aventurero.

Tampoco creo que -como dice el periodista- haya sido 'agente de algún servicio de informaciones', aunque estoy seguro de que hubo muchos -incluso algún líder de la guerrilla- que sí fueron agentes. Esta versión me suena mas a argumentos PC vs. Trotskistas.

Yo, por respeto a la memoria con quienes compartí un breve e intenso tiempo, cuando a nuestra estructura del MRP -Movimiento Revolucionario Peronista-, se incorporaron 'como equipo' los hombres que venían del MNRT después del Policlínico. Entre ellos estaba 'El Gordo Baxter', que era el jefe político o ideólogo del grupo, calificativo discutido por otros, ya que existían hombres como Jorge Caffatti por ejemplo, que además de ser un organizador, era un formador y un ideólogo-, mientras que la conducción y el liderazgo militar del grupo era indiscutido y estaba en manos de José Luis Nell. No me permitiría decir que Baxter 'era un chanta' -como dice el periodista- aunque sí creo que la critica más certera de muchos de sus propios compañeros era que 'dejaba correr la imaginación', y pintaba como verdades, cosas que le pasaban por su joven cabeza que -como dice Pérez Iriarte-, 'le funcionaba a cien'.

¡Que joven de aquello años no habrá soñado con acostarse con Ava Gardner o; los militantes de encontrarse con sus lideres en un tu a tu, particularmente luego de ver en el cine una película de acción de la que nos sentíamos protagonistas?...

Lo que me llama la atención es que Alberto Pérez Iriarte recuerde con fruición estas historias de una juventud idealista, que hoy nos siguen regodeando de gusto -como la voz de Gardel que no importa si era Francés, Uruguayo o Argentino, pero cada vez canta mejor-, sin un atisbo de autocrítica.

Porque el ideal de una sociedad mejor, sin explotadores ni explotados, costo la vida, no se si como dicen algunos de una generación Latinoamericana, pero debemos confesar que fueron cientos y miles de jóvenes que perdieron la vida en Latinoamérica, muchos de ellos imaginándose cosas que no eran, y algunos en pos de objetivos inconfesables de algunos 'chantas' - 'que también los hubo', que fungían de revolucionarios.

Los muchachos de Tacuara quedaron muy agradecidos y recordaban con mucho cariño a Doña Gladys pero, que bueno que los hombres de la Resistencia Peronista le rindieran homenaje y le agradecieran sus aportes que, me consta, fueron buenísimos.

Porque, en todo caso, la red de fondo fue organizada por esta Organización que tenia una cabeza política que era Juan Perón y tenia ejecutores como en Montevideo, el caso de Manuel Campos, su mujer Elvira, el 'Chango' Mena y tantos más, en ese y otros lugares.

El apoyo logístico se extendía a todo el País y la línea de lo que llamábamos 'Las Tías', muchas de las cuales murieron en el anonimato, eran piezas claves para que la organización y su resultado final, 'La vuelta de Perón', pudiera cumplirse.

Al rendir homenaje a la Señora Gladys, estábamos homenajeando a esa infinidad de mujeres que en muchos lugares y durante muchos años, no pudiéramos nombrarlas.

Para ellas, mi recuerdo y homenaje.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones