Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Santiago: Estaría próxima la resolución del doble crimen

Por Julio Carreras (h)
La defensa de una de las asesinadas presentó pruebas que resultarían decisivas. Ellas señalan a jóvenes directamente vinculados con el poder político local.

Rebanadas de Realidad - @din (Agencia Digital de Noticias) - Santiago del Estero, 22-08-03.- El abogado Luis Horacio Santucho presentó ante el juez Arrulfo Hernández los nombres de los posibles asesinos de Leyla Bashier Nazar y Patricia Villalba. Ellos serían Musa Azar (h), Juan Felipe Moreno y Gilberto Perduca.

El primero es el hijo del tristemente célebre comisario general Musa Azar; el segundo hijo del ex vicegobernador Darío Moreno; Gilberto Perduca es Defensor del Pueblo de la ciudad capital de Santiago del Estero.

La hipótesis sostenida por Santucho indica que Leyla habría participado de una orgía con los mencionados en una finca de Guayamba, perteneciente a un juez del foro local, Dr. Antonio Uñates. Durante esa bacanal la muchacha habría sido golpeada y violada hasta caer exhausta. A ello habría contribuido la gran cantidad de drogas y alcohol consumida. Se debe tener en cuenta que el grupo habría iniciado el desenfreno tres días atrás, en una confitería nocturna denominada Saravah.

Asustados por el desmayo de Leila, los jóvenes la habrían cargado en un automóvil para traerla a Santiago, con el propósito de hospitalizarla. Para ello, según palabras de Santucho "Musita le pide zona liberada a su papá. Musa padre "libera" la zona como en la dictadura y así llegan al hospital Independencia. La médica es amenazada por Musa Azar y rompen las hojas de guardia".

El fracaso en reanimar a Leila habría determinado que los Musa trasladaran el cadáver hacia un laboratorio de su propiedad, para despedazarlo con procedimientos químicos.

Cosas del corazón

Durante otra orgía posterior Musita habría compartido con un amigo lo sucedido con Leila. Al día siguiente y en mejor uso de su raciocinio, habría comprendido su error. Luego de comentárselo a su padre, este habría citado urgentemente a José Patricio Llugdar a la Secretaría de Informaciones, para amenazarlo de muerte. Amedrentado, Llugdar habría confesado haber transmitido las confidencias de Musita a una muchacha, Patricia Villalba. Según los defensores de Patricia, fue en ese momento que Musa padre decidió eliminar a la muchacha. "No te mato a vos porque no me sirve", habrían sido las palabras del temible represor, "pero vamos a cortar el eslabón en esta chica".

Llugdar entonces habría entregado a la muchacha, quien luego de ser torturada en la finca de Musa -siempre según el defensor de Villalba-, es asesinada. Luego los cadáveres de Leila y Patricia son depositados juntos, pues el comisario habría dispuesto achacar la culpabilidad de los dos crímenes a Llugdar.

La servilleta santiagueña

Como se recordará Llugdar fue el único acusado durante los cuatro primeros meses que duró la "investigación". Según los defensores de las víctimas esto demostraría la notable dependencia con que actúa el poder judicial santiagueño con relación al Ejecutivo. El juez actuante, Castillo Solá -hoy apartado de la causa- no habría hecho otra cosa que seguir estrictamente las órdenes de Musa Azar y Moreno, para proteger a los hijos de estos altos funcionarios.

En relación con la dependencia judicial, la revista El Urbano publicó recientemente un informe periodístico. En él se indica que todos los jueces en actividad -a los cuales se menciona con sus nombres- fueron designados en sus cargos luego de publicar costosas solicitadas en los diarios locales, manifestando apoyo incondicional al Dr. Carlos Arturo Juárez y su esposa. El periódico reproduce en facsímil una solicitada, para señalar que todos los abogados firmantes son actualmente jueces, sin perjuicio de estar algunos de ellos jubilados, por lo cual estarían cobrando un doble sueldo.

En este marco de absoluta sumisión de la Justicia se habrían desarrollado innumerables delitos, en los cuales este poder habría hecho "la vista gorda". Ello debido a que -según fuentes policiales- estarían actuando en la provincia poderosas bandas de narcotraficantes, cuatreros y piratas del asfalto, que tendrían sus comandos centrales en ámbitos gubernamentales.

El pueblo en las calles

La inesperada trascendencia nacional que cobraron los crímenes y la movilización solidaria obtenida con gran sacrificio por los padres de las asesinadas, obligaron al gobierno a torcer el rumbo dispuesto originalmente para este caso. Entonces la gobernadora, Nina de Juárez, decidió quitar de sus cargos a Musa Azar (Secretario de Seguridad) y Darío Moreno (Presidente de la Cámara de Diputados y Vicegobernador). Con esto convalidaría de algún modo la hipótesis de Santucho, que acusa a los hijos de ambos junto a Perduca.

Debido a la magnitud de los intereses en juego, se habría intentado desde el poder una maniobra, que consistía en inculpar a cuatro jóvenes relacionados con el mundo nocturno. Luego de detenerlos y torturarlos, se les habría ofrecido grandes sumas de dinero para inducirlos a declararse culpables. Pero ninguno de ellos quiso cargar con tamaña responsabilidad.

En tanto, las movilizaciones populares fueron creciendo, hasta llegar a un número calculado en cinco mil personas durante la celebración del 450 Aniversario de la ciudad. Por esta causa y la evidencia presentada, el gobierno nacional decidió intervenir al Poder Judicial, considerando que no ofrece garantías para lograr el esclarecimiento de los hechos.

Esta amenaza habría sido conjurada, sin embargo. Según fuentes judiciales, el hoy "asesor legislativo", Carlos Arturo Juárez, esposo de la gobernadora, habría negociado un arreglo a través de su "amigo" Eduardo Duhalde. Este a su vez habría presionado al presidente Kirchner, para impedir la mencionada intervención judicial.

Este "pacto" habría provocado la renuncia del presidente del Superior Tribunal de Justicia santiagueño, Ernesto Kozameh, pues sería parte de las exigencias de Duhalde, en el sentido de que "debían esclarecerse los hechos" y "dar señales positivas a la sociedad santiagueña". Dentro del rumbo que están tomando los acontecimientos, no se descarta entonces la próxima incriminación formal por parte del juez hacia los "hijos del poder" señalados por la defensa de las víctimas.

Gentileza de la Agencia Digital de Noticias de Santiago del Estero.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones