Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

"La continuidad del proceso ALCA depende de los Estados Unidos"

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 06/02/04.- "El éxito o fracaso de la Reunión de Puebla dependerá de la voluntad de negociación de la delegación de Estados Unidos. El MERCOSUR ya ha dado muestras de su buena voluntad, sin renunciar a sus intereses; la responsabilidad corresponde, ahora, a la delegación de Estados Unidos". Con estas palabras describió la evaluación que el bloque realiza del estado actual de las negociaciones por el ALCA el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Martín Redrado, vocero de la Presidencia Pro Tempore que ejerce la Argentina.

Las delegaciones de los 34 países han estado trabajando arduamente en estos días en aras de acordar el conjunto común de derechos y obligaciones que permitiría cumplir con el compromiso de tener un Acuerdo ALCA para enero de 2005. En esa búsqueda, y conforme la evaluación de los países del MERCOSUR, los esfuerzos no han sido parejos.

Luego de propuestas iniciales claramente diferentes, se ha intentado un acercamiento de posiciones que, en las últimas horas, se ha convertido en un diálogo bilateral MERCOSUR-Estados Unidos, ya que el resto de los países que acompañaban a Estados Unidos en su propuesta ha optado por el silencio, dejando la discusión concentrada en estas dos delegaciones.

El MERCOSUR ha dado claras muestras de búsquedas de solución, sin renunciar a sus intereses prioritarios, al admitir la posibilidad, no sólo de aplicar la cláusula de Nación más Favorecida en materia de bienes -interés inicial de MERCOSUR- sino de extender esta misma posibilidad a las negociaciones de acceso a mercados en materia de servicios y de inversiones, temas de mayor interés para otras delegaciones.

Si bien este compromiso comenzaría a regir al final del período de transición -que, se estima, será de 15 años-, la posibilidad de contar con compromisos semejantes en materia de acceso a mercados para bienes, servicios e inversiones, constituye un claro avance en aras de mostrar al Hemisferio como una zona de negociación común.

Más aún, en aras de llegar a un acuerdo, el MERCOSUR ha afirmado estar dispuesto a aceptar la inclusión de disciplinas hemisféricas sobre transparencia en materia de inversiones y de incorporar las disciplinas multilaterales sobre servicios en el conjunto común de derechos y obligaciones.

A pesar de estos esfuerzos, la delegación de Estados Unidos no ha evidenciado ningún margen de flexibilidad en la consideración del tema agrícola, lo que genera ciertas dudas sobre la posibilidad de alcanzar un resultado final satisfactorio en esta reunión. "Los márgenes de movimiento del MERCOSUR están condicionados a avances en el campo de acceso a mercados y agricultura, que nos permitan aumentar nuestras exportaciones", indicó Redrado. "Si no observamos movimientos en nuestros temas prioritarios, no daremos consenso a ningún texto común", aseguró el funcionario.

"Sin embargo, queremos dejar en claro que, si este proceso no avanza, no es por la actitud del MERCOSUR. Cada nueva intervención de Estados Unidos es un punto de retroceso", dijo el negociador argentino. En la noche de ayer, Estados Unidos dio una nueva muestra de dureza al poner en duda que, al final del período de transición, pudiera haber Nación más Favorecida (NMF) regional en materia de bienes -es decir una extensión a todos los países del ALCA de los compromisos que se asuman en materia de eliminación de aranceles-, lo que lo habilitaría a mantener la discriminación que actualmente enfrenta el MERCOSUR en el acceso al mercado estadounidense.

Fuente: Dirección de Prensa del Ministerio De Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la república Argentina.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones