Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
DEL "TAM...TAM...TAM.." HACIA UNA DECISIÓN ESTRATÉGICA NACIONAL

Hacia la construcción de una política nacional de las comunicaciones

Por Juan de Dios Romero mail

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 14/08/04.- Había una vez en que... una oligarquía clandestina que, con complicidad y omisiones locales, construyó los instrumentos que le permitieron hacerse del poder para una nueva guerra de la que Argentina es parte, aún no queriéndola y ni deseando tomar partido, y tambien y sobre todo: ni rendirse porque la obligan a tomar posicion en la agresión del mensaje desmovilizador de sus recursos y aptitudes.

Fue entonces- hace casi 30 años -que... el campo de las decisiones se trasladó a un nuevo escenario posibilitado por la tecnología; el de la mente y voluntad de las personas pero a un nivel cuasi masivo y con simultaneidad.

Los avances que se verificaron en la construcción -artificialmente promovida desde lo exógeno - que se alentaron hacia y respecto de :

  • 1.- las percepciones inducidas, y la calificación de la noticia por el medio;
  • 2- la "permanencia" de la ausencia de certeza y la certeza de haberse tenido éxito en instalarse aquí la existencia de la duda "continua" en decisiones locales cruciales;
  • 3- la conducta eunuca para la instalación de la "necesidad" de eliminación del planeamiento por parte del estado en cualesquiera de los campos de su responsabilidad;
  • 4- la promoción del "confort" posible para quienes sean señalados como "útiles" o reciclables por su desdén hacia todo tipo de conducta "estatal";
  • 5- las nuevas tecnologías que se derivaron de la actividad bélica hacia la actividad comercial;
  • 6- la posibilidad de utilizar instrumentalmente las derivadas del exceso de capital destinado en la década del 70 al endeudamiento exponencial de la mayoría de las naciones más expuestas;
  • 7- la certeza de contarse con recursos locales para impedir la homogeneidad y permanencia de una estética y sentir dinámico nacional que se afrontaba desde el exterior como un "escudo" a erosionarse;

Todos estos elementos concurrieron al escenario en que la nueva guerra de la información posibilitó con certeza y sin ninguna duda la enajenación de los instrumentos mas esenciales de la Argentina, entre ellos : Las Comunicaciones.

Y en ese camino del previo secuestro preventivo de lo instrumental, se llevó a cabo la construcción de nuevos contenidos más armónicos y fiables para esa nueva oligarquía y a favor del comiso de la voluntad popular.

Todo, junto a la aceptación de un nuevo y útil electrodoméstico: la PC, exponencialmente potenciada por una entidad que no tiene accionistas, ni marco regulatorio, llamada "internet". Pero si tiene proveedores, de software y hardware y sobre todo: de "accesos", muy intangibles pero decisivos.

Y sobre ella se construyó la falsedad amoral de que su no posesión - su ausencia en cada hogar - implicaba el que cualquier persona no era ni útil ni reciclable y, por lo tanto se merece la marginación, la enfermedad, el desempleo y la mas dura clausura de una persona en vida, la de construirse con su esfuerzo y sus ideas su propio futuro, el que quedó en manos de los nuevos dueños de los contenidos y sus soportes para una distribución si planificada desde actividades multidisciplinarias de inteligencia estratégica que, no solo vieron en el arseniuro de galio un magnífico instrumento para las nuevas comunicaciones -desde los nuevo micro chips -, sino que vieron tambien como la codicia permitía la destrucción de una comunidad en Argentina.

No se detuvo allí el proyecto anti- nación. Se articularon las cosas de forma tal que se tornara una tarea cuasi titánica el poder explicitar, promover y aplicar políticas nacionales en la materia luego de esta incursión sin anestesia.

Y los entes de control fueron diseñados al unísono y contemporáneamente en el mismo marco de la nueva gerencia y por los mismos intereses que deben ser objeto de un "control" de comedia; el presunto control de la victima sobre el victimario.

Este es el cuadro de situación hoy respecto al resultado de la privatización de redes y sistemas y cuyos contenidos son ajenos tambien a la creación de propia tecnología por los argentinos, sino tambien son ajenos a las necesidades que hacen a la felicidad del pueblo y la grandeza de la patria Argentina.

Todos podemos tener teléfonos, pero en las condiciones en que se posibilitaron será con los grilletes de por vida, no solo en nosotros, sino también en los pies de nuestros hijos y de nuestros nietos. Como en la disponibilidad de un teléfono público de una cárcel.

No vamos a volver al " tam... tam..."; vamos a intentar construir con decisión una política nacional para el sector comunicaciones, donde "todos seamos artífices del destino común y ninguno instrumentos de la ambición de nadie"- (nunca puedo olvidar esta frase, la WI no pudo contra ella ni contra su autor!!); tengamos la certeza.

El error más clásico en el estudio de la situación de las comunicaciones en Argentina, es el reducir los análisis al campo de la prestación de los servicios, dejando fuera como ajenos lo que hace a la investigación y desarrollo y a la industria misma del sector. Los estudios sobre el derecho de las comunicaciones han soslayado estos aspectos, centrando su análisis solo en el cuadro regulatorio de los servicios, en una visión mutada de la realidad y de la construcción de una aptitud decisoria en las políticas públicas.

Basta un solo ejemplo para que el lector, inclusive el más avisado, se de cuenta de la magnitud de las omisiones; por ejemplo, pregunto : quienes han sido las personas que en los últimos años diseñaron la posicion de la República Argentina en materia internacional de las comunicaciones, tanto en los foros de la Union Internacional de Telecomunicaciones - Ginebra, Suiza - como en sus oficinas como ser la de Radiocomunicaciones ( UIT-R), y en la Organización de Estados Americanos (CITEL)?. Estoy completamente seguro que esto es solo del conocimiento de no mas de una docena de personas en Argentina. Nada más.

Y si me atreviera a preguntar también que aspectos se han abordado en el tema, tambien la respuesta sería aún mas estrecha.

Leo muy a menudo que existe una enorme puja en lo que hace a los contenidos de los llamados "medios", en cuanto al derecho a acceder a ellos y a otorgarles determinada dirección en el tema, pero tambien observo que quienes están en esta puja publica dejan de lado tambien los aspectos que hacen al trípode que he señalado , sin percibirse con claridad que son un todo indivisible en el que cada sector condiciona el escenario del conjunto.

Lo mismo ocurre con la actividad de las entidades que se organizaron en torno a la defensa de los derechos de los usuarios, las que no abordan las causas esenciales y decisivas que han posibilitado y legitimado su presencia. Esa causa es el vacío que se construyó adrede.

Ninguna de ellas ha propuesto modificación alguna a la situación en sus aspectos totalizadores, casi sosteniéndose que la ineptitud de los organimos en dar respuestas es un problema de voluntad y en realidad es un tema estructural estrechamente vinculado a la génesis de un nuevo cuadro de fuerzas en el país, de un cuadro de una axiología donde la persona es "solo un cliente" que puede ser satisfecho en el seno del marco regulatorio construido a propósito del desarme de la aptitud nacional de organización de nuestra vida doméstica.

Las ONG que se dedican a esta actividad, son una presencia debida al éxito del llamado "estado mínimo", al menos en este tema tan denso donde lo tecnologico fascina, lo jurídico se presenta como un resultado inevitable y petrificado y, el servicio como el camino único hacia la realización de todos.

Para poder arribarse al "estado mínimo", se necesito de un estado muy fuerte y decidido e interventor. Cualidades que la "miniatura" desdeña en su objetivo.

La construcción de una política nacional de las comunicaciones no son un compartimiento en el que se puede incursionar como en un ghetto, está estrechamente vinculado a temas de políticas industriales muy específicas, de defensa, de inteligencia, de la guerra de la información, de la creación de una multiplicidad de canales de emisión de contenidos plurales en todo el territorio, en vinculación estrecha con aspectos esenciales de la política exterior y a la creación y tutela de propios valores argentinos en armonía con el mundo.- Casi nadie a abordado tampoco la actividad de las comunicaciones como una brecha en que se desarrolla el sistema nacional de contrainteligencia, que es la tutela del propio esfuerzo de inteligencia nacional destinado a la tutela del bien común y de respeto a la integridad de las personas y de sus derechos a la construcción de sus futuros.

Lo esencial del régimen sancionatorio vigente en materia de radiocomunicaciones se remonta al año 1933 y 1944, y con el decreto N º 1995 / 90 y 62 / 90 se ha constituido un doble "standard" en la materia, y sin que nada de esto fuera objeto de un adecuado estudio.

El tema de las frecuencias radioeléctricas se ha abordado siempre como instrumental en los aspectos políticos de su posesión, y con ansiedad y preocupacion respecto a las asignaciones de ellas. las redes y medios, sin hacerse hincapié que ha sido enormemente deficiente la defensa de este recurso esencial en el camino que llevo a la tercerización de su control.

El menos experto responsable de la actividad de inteligencia de cualquier país del mundo, estaría dispuesto a recomendar firmemente el que no solo no se perciba dinero alguno por el disponerse del control del espectro de frecuencias radioeléctricas de otra nación, sino que remendaría el que se pague muy bien por el acceder a tal actividad, con el esfuerzo de su propia nación desde varios flancos y, tambien estaría en condiciones inmejorables de acordar con terceros la disponibilidad negociada de los resultados de su actividad.- Tampoco este aspecto ha sido analizado en los medios públicos, como si se tratara de algo intrascendente, tangencial y sin consecuencias.

Es posible que un recurso virtual y decisivo como el llamado Punto de Acceso Nacional ( NAP ), este en la decisión del estado para garantizar "accesos"; el acceso no es interconexión, es aptitud tecnológica que puede ser frustrada por un tercero en bloqueo de llegada a las redes mundiales.- El NAP puede funcionar como una aduana si un monopolio lo manipula adecuadamente. Y Argentina no esta en condiciones de dejar librado al mercado, es decir, a los formadores de precios y percepciones decisiones vitales para el desarrollo de emprendimientos locales.

El río debe ser muy ancho para que todos puedan partir en igualdad de condiciones de acceso-. Acceso a que?, a los demás. La voz en protocolo internet (llamada voz IP) viene demasiado rápido - ( lo que es algo bueno ) - para no llegar a que ya se estructuren facilidades no monopólicas.-Regular en el tema no es intervenir en desmedro de otros, es intervenir para que la intervencion de "pares" o terceros no produzca desigualdades y discriminaciones que son posibles por su magnitud empresaria.

Es cierto que el estado hoy no debe fabricar cosas -tangibles o no- , pero puede construir y crear tutela para que los argentinos puedan hacerlo. Esa tutela no podrá ser ni eficaz ni eficiente si no se tienen en cuenta los movimientos que indican hacia donde van las inversiones la tecnología y la investigación y desarrollo en materia de comunicaciones en todo el mundo y, ese cuadro de situación para poder tomar decisiones es solo el identificar posibilidades y problemas futuros. Esa actividad se denomina inteligencia estratégica y, no la estamos realizando.

Otros si la realizaran por nosotros y, en sus análisis Argentina no deja de estar como un "objetivo" en todos los campos de las comunicaciones de todo tipo, porque otros lo hacen en tutela del futuro de sus comunidades e intereses, lo que es algo legitimo, para nosotros tambien si lo encaramos.

Que hacer entonces en el marco de éstas circunstancias internacionales. Es primer término correspondería realizar una descripción minuciosa de los esfuerzos que están presentes en la actual guerra de la información e identificar orígenes, naturaleza y destinos de contenidos, dentro de ellos cuales hacen a los propósito de un futuro del país y cuales son parte de nuestros problemas.

Respecto de éste cuadro de situación evaluar la construcción de políticas que debemos alentar desde propios emprendimientos locales e identificar tambien con quienes debemos llegar a acuerdos de diversa naturaleza a nivel internacional, cual es el alcance y la extensión de nuestros intereses estratégicos en materia de comunicaciones y, traducir esto adecuada y totalmente ante la comunidad mundial.

Simultáneamente identificar que proyectos en marcha o posibles en el país puedan aportar a la disponibilidad de redes que hagan a una coherencia respecto de los intereses internacionales y locales de Argentina, en un correlato coherente y posible. Los recursos locales identificados en Argentina deben estar destinados en una doble dirección, en lo interno reducir las asimetrías regionales y potenciar el trabajo y el acceso al conocimiento en condiciones de utilidad verificables por la gente; desde esta perspectiva todo lo que hace a los marcos de licencias, permisos y autorizaciones deviene mas naturalmente.

Se deben medir en el tiempo las posibilidades de subsistencia y desarrollo de los emprendimientos locales con vistas a una presencia mas referente respecto a la comunidad argentina, de forma tal que el mundo pueda tambien verificar toda ausencia de condición hostil a otros valores de otras naciones y comunidades, con la reciprocidad de un simultáneo respeto a los nuestros.

Lo que propongo es un análisis y un dibujo tridimensional dinámico en el tiempo de la situación mundial y la adopción de medidas en el nivel doméstico tendientes a tutelar el espacio nacional comunicacional de Argentina, su trabajo, su creación y la posibilidad de un horizonte distinto y más sano y sobre todo, verificable por la gente.-

Los instrumentos tecnológicos esenciales son la aptitud de análisis de nuestros especialistas y la disponibilidad de un polo tecnologico con suficiente masa critica como para que se pueda incursionar en actividad creativa - solventado por la explosiva expansión de lo servicios móviles y a implantarse en el interior del país-, analizándose la topología de la redes con una visión de modificaciones viable en la actual legislación y, apoyando las medidas de reactivación industrial de la nación, la inversión de la dirección de las migraciones internas hacia un equilibrio de futuro, y el fortalecimiento de emprendimientos regionales en vinculación muy estrecha con las universidades, el mundo del trabajo y la desocupación y centros regionales de investigación, análisis y crecimiento cualitativo del estándar medio local.

Abordar el diseño de lo que consideramos sea posible construir en la materia en vinculación con nuestra política exterior y los sistemas de comercialización de nuestros productos en el mundo, identificándose los nichos que llamen al estado a una accion dinámica en materia de comunicaciones en cada caso, si se produce una ausencia del sector productivo nacional en cada posibilidad y decidirse respecto a una red de gestión de gobierno con insumos propios de creación argentina.

Ya no podremos soportar las consecuencias de otra claudicación de un nuevo empresariado nacional en construcción como una copia de un fast food, por eso el control politico y federal del sector es crucial-.

El recurso esencial más formidable del que disponemos hoy en todo el territorio nacional son la administración y control de las frecuencias radioeléctricas - cuyos derechos han vuelto a nuestro patrimonio - en cuya administración debe incursionarse con una visión de la defensa nacional, la integridad del territorio y la tutela de la propia creación local más allá de nuestras fronteras, inclusive en materia de radiodifusión sonora por AM, por internet, por onda corta y televisión abierta, codificada, satelital y por sistemas de recepción individual directa y móvil que estarán presentes en el futuro.

Estos son los lineamientos que, en mi opinión, se deben tener en cuenta con vistas a un futuro en que Argentina pueda estar presente como Nación soberana.

La tecnología no es ni la felicidad, ni la justicia, ni un futuro espléndido pero, es un instrumento que puede ser utilizado para crear todo lo contrario entre nosotros en tributo a un "valor" llamado avaricia y compulsión por dominar al "otro", desde Caín a hoy.

(*)El autor se desempeña en la Comision Nacional de Comunicaciones.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones