Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA

Antes de ayer del ayer

Por Eriberto De Pablo

Rebanadas de Realidad - Viedma, 29/09/04.- Ayer fue muy trágico en la Comarca. A escasos siete días de la primavera estudiantil, un chico, haciendo cosas de grandes, mató a tres compañeritos de secundaria. Seis heridos y uno o dos graves. Todos desesperados como si nada hubieran previsto, se desató el pandemonio, cuando el pibe con una 9 milímetros, ejecutó a algunos condiscípulos, tal vez, varios amigo, seguro todos compañeros (Que comparten el pan).

Era hora de entrada, recién subían la bandera, no concluía la ceremonia, cuando el niño comenzó a los tiros, el curso hizo cuerpo a tierra, algunos detrás de bancos, sillas, escritorios y/o escaleras, y en el terror de todos se avizoraba la muerte como un pacto extraño con un ángel equivocado. Cayeron los que cayeron, entre muertos y heridos, pero a la hora del conteo, a medida que pasó el tiempo, éramos millones los muertos y millones los mal heridos junto al dolor de nuestros prójimos vecinos.

La vida que un día, por fines del siglo XVIII y muchos antes en los nativos del "Currú Leuvú" se hizo Fuerte maragato sobre la empinada Carmen de Patagones, que reunió anhelos y sueños, entre inmigrantes venidos de los barcos y nómadas autóctonos migrantes, se hizo fuerza y coraje, para hacer posible la convivencia cosmopolita bajo la cruz y la espada; la lanza y el cultrum; bajo la misma luna y el mismo sol.

Hermosa Carmen más hermosa vista por las noches desde Viedma flotando en las aguas del Río Negro, hermanadas en la historia desde su fundador Francisco de Viedma y Narváez de Jaen, España. Pagos del entonces desierto de matreros, ñaduces, guanacos, liebres y algunos indios de Yanquetruz o el Cacique Negro. Distante a más de 1.000 Km. de Buenos Aires Capital, la vida cancina iba sobre rueda de carretas, diligencias o otros carruajes, siempre, en todo caso, sobre cuatro patas sea parejero o percherón.

La huella se fue haciendo camino, el camino siguió su largo y penoso curso y concluyó en ruta tres, empolvada de ripio, primero y asfalto después. Los tiempos acusaron el impacto de una más ágil comunicación, paralelo a ello el telégrafo sumaba el morse y el vapor y silbato, el tren. Casi simultáneamente, las redes telefónicas convertían voces familiares en analógicas y las antenas desde radioemisoras cubrían el eter de mensajes, música, novelas y comentarios. Los periódicos se hicieron diarios. Y las noticias rebotaban en las bardas, y en lo alto y en el valle inferior, se multiplicó la esperanza. El IDEVI (Instituto del Valle Inferior) convirtió miles de hectáreas de secano en sistematizadas tierras de producción. Las redes siguieron creciendo desde la Web y la intimidad se hizo digital a fuera de e-mail y chateos.

Es tanto su esplendor, que el avance comarquino hizo que hasta los álamos tranquearon el río y se recostaron sobre las bardas, atajando la caída del sol y produciendo, a la vez, un cauce mayor, de quintas, chacras, etc. de heterogénea población y, sobre todo, variada producción. Pero hubo que dar algo a cambio, y aquí está la cuestión.

Seguro sin saberlo, el alma faústica, de la fuente ovejuna, a más de la lana y divisas, también debía entregar su juventud. Longeva en si misma, un descuido la hizo geronte como sucede o lo vende no sólo la TV, es decir el "pendeviejo" pantagruélico reemplazó al viejo verde de ayer. El florido jardín del segundo se hizo viagra y placer del primero. Efectos demostrativos de un estilo de vida que vinieron artificiosos haciendo olvidar al adulto las responsabilidades y obligaciones, transformando, como el rey Middas, todo en oro y derechos.

Las obligaciones se perdieron de vista, con ellas los valores y la educación apenas instrucción y no precisamente de la mejor. Los pibes gran tiempo solos dialogan con un "monitor" y desde pulsadores resuelven en instantes lo que la vida enseña en sus modos y tiempos, para que con paciencia y saliva, llegues a grande, sabiendo del amor, la esperanza, la utopía y la ilusión.

Los adultos vendimos el alma de los niñosy jóvenes y el Viejo Vizcacha, fue su comprador:

"Ese fue el hombre que estuvo
encargado de mi destino;
siempre anduvo en mal camino,
y todo aquel vecindario
decía que era un perdulario,
insufrible de dañino
Cuando el juez me lo nombró de tutor
me dijo que era un señor
el que me debía cuidar, enseñarme a trabajar
y darme la educación
"Pero qué había de aprender
al lao de ese viejo paco
que vivía como el chuncaco
en los bañaos, como el tero;
un haragán, un ratero,
y más chillón que un barraco"

A tanta ventura se la debemos a un proyecto mal parido, que dió la plata dulce y 30.000 desparecidos; que cambio salud, educación y seguridad por especulación en divisas y dineros; que cambio hombres de carta cabal por hombres ligth; que hizo de lo útil y pragmático el dogma laico de apostasía espiritual; que transmutó los valores humanos por intereses de mercado; que cambio amigos por competidores; que remató el amor platónico por birra, droga, sexo y alcohol; que todo lo hace con dobleces: doble discurso, doble moral, doble vida, doble mensaje, doble fondo; doble aduana; doble registro; doble balance; dobre deuda externa y doble cara. Desde estas "apariencias engañosas que no dejan ver las cosas como son en realidad" que otra cosa se puede esperar de la niñez y juventud. Es posible que, en la Comarca, ante este este luctuoso drama, al mal se comience en acertar la cura. A condición del consciente autorrenunciamiento de engañosas apariencias que provocan alienaciones, sonceras y/o locuras que neutralizan mentes y voluntades juveniles, capaces de hacer grandes las sociedades y los pueblos. Entonces puede ser que que el día de mañana, no distante, lo chicos superen a los adultos en ser hombres de bien, como tal vez, pretendieran serlo los "grandes" de antes de ayer.

Fausto, Vizcacha o Fierro son los candidatos de las inmediatas elecciones y sin cuartos oscuros ni agachadas. Cada quien según su elección decidirá por los argentinos que queremos ser, pero no para que nos compren, porque no habrá ni uno que se venda ni por mucho ni por nada. ¿Será así?

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones