Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT), COLOMBIA

Carta sobre el funcionamiento democrático de la CUT

Rebanadas de Realidad - CUT, Colombia, Bogotá, 23/06/06.-

Compañeros:

CARLOS RODRÍGUEZ DÍAZ, BORIS MONTES DE OCA, HERNÁN CORREA, FABIO ARIAS, TARSICIO MORA, MARÍA DEL CARMEN TRUJILLO, FERNANDO MORALES, MANUEL MÁRQUEZ, BENJAMÍN RIZZO, JORGE ALBÍN ANAYA, LIGIA INÉS ALZATE, RAMÓN TÁMARA

Comité Ejecutivo Nacional CUT

Los firmantes de esta comunicación, todos miembros del Comité Ejecutivo Nacional de la CUT, expresamos nuestra inconformidad por la conducción que ustedes, como bloque mayoritario, están dando a nuestra Central, la más grande e importante del movimiento sindical colombiano, en un momento en que la situación de miseria, opresión y desconocimiento de los derechos de los trabajadores y del pueblo colombiano se agrava a extremos insostenibles y tiende a empeorar con el inicio de un segundo mandato de Álvaro Uribe Vélez, uno de los más nefastos gobernantes que haya conocido la historia de nuestra nación.

Reseñaremos a continuación algunos de los motivos de nuestro reclamo:

  • Desde el año 2005 la Junta Directiva Nacional de la Central convocó el V Congreso, cuya fecha ha sido aplazada en dos ocasiones, hasta quedar, según la última decisión, para los días 22 a 26 de agosto del presente año. Estando exactamente a sólo dos meses del inicio de ese trascendental evento de nuestra organización, todo pareciera indicar que no existe interés en que éste se realice. Veamos algunos hechos: no se conoce el censo de organizaciones y afiliados con derecho a participar en el V Congreso; no hay corte de cuentas de las organizaciones afiliadas ni se ha hecho un trabajo encaminado a lograr que se pongan al día en sus obligaciones y se habiliten para participar; no se ha impulsado como tarea oficial una campaña encaminada a lograr que las organizaciones afiliadas elijan sus delegados y son hoy muy pocas las que han cumplido con este deber; no se ha impulsado una campaña publicitaria ante los trabajadores, sobre un evento tan importante que define la política de la CUT para los próximos cuatro años; no se han publicado las tesis que el Comité Ejecutivo propone para la discusión en el Congreso, pese a haberse aprobado que se editaría un folleto con las propuestas que ustedes como bloque mayoritario y nosotros como corriente clasista le presentamos a los trabajadores para que sean debatidas en Seminarios Regionales y Departamentales convocados exclusivamente con esta finalidad; la Comisión encargada de resolver las diferencias que impidieron la realización de la última Junta Nacional acordó las condiciones para una nueva convocatoria, y ésta no se ha hecho porque el Comité Ejecutivo no se ha reunido desde hace mes y medio, pues en las dos últimas citaciones, los compañeros del bloque mayoritario no se han hecho presentes. El 13 de junio, fuimos convocados para las 2 p.m. por Fabio Arias, sólo nos hicimos presentes siete de los firmantes de esta carta y el convocante; ayer, 21 de junio, se convocó para las 11 de la mañana con postergación por media hora para permitirle al presidente, Carlos Rodríguez, que asistiera a posesionarse como integrante de la Dirección Nacional Adjunta del Partido Liberal, pero transcurrió una hora y media sin que ni el Presidente ni los demás integrantes del bloque mayoritario mostrara la más mínima intención de iniciar la reunión, por lo que nos vimos obligados a abandonar el recinto ante tanto desconocimiento.
  • En los últimos meses se han agudizado los conflictos laborales que involucran organizaciones sindicales filiales de la CUT, sin que la Central haya estado vinculada en forma oficial a las tareas de acompañamiento, asesoría y solidaridad que debe desarrollar al lado de sus sindicatos. Conflictos como el de los trabajadores de la rama judicial, los de la industria del carbón, los de la multinacional Nestlé, los profesores y empleados universitarios, no contaron con el apoyo efectivo de su Central, salvo el acompañamiento de algunos directivos a título individual y los acostumbrados comunicados de respaldo, más formal que real. Esta ausencia de la Central en relación con Huelgas que protagonizan sus sindicatos, se hace más evidente en la medida que se agudiza la arremetida del gobierno y los patronos en contra de los derechos y garantías sindicales, como sucede en estos momentos, para citar sólo un ejemplo, con la supresión de los permisos sindicales en la gran mayoría de entidades estatales, fenómeno particularmente serio en el sector educativo en donde han sido prácticamente borradas del mapa las comisiones de los directivos regionales y aún de la propia FECODE, uno de los bastiones de lucha más importantes de la Central, sin que haya ninguna discusión y reacción por parte de la dirección de la CUT.
  • Pese a todas las discusiones que hemos dado en torno a este tema, el bloque mayoritario sigue desconociendo al Comité Ejecutivo como el organismo que está facultado estatutariamente para tomar las decisiones más importantes de la Central, mientras no se encuentren reunidos ni el Congreso ni la Junta Directiva Nacional. Se volvió costumbre que integrantes del Ejecutivo, pasen buena parte del tiempo por fuera de la capital e incluso del país, asistiendo a eventos en representación de la Central sin tomarse la molestia de discutir y aprobar en el Comité Ejecutivo tales salidas, en las que se involucra no sólo la representación oficial de la CUT y las posiciones que se asumen en estos eventos, sino también sus escasos recursos, pues aunque las invitaciones internacionales vienen generalmente acompañadas de los boletos de avión y las reservas hoteleras correspondientes, la Central sufraga gastos de impuestos y viáticos a los directivos que se desplazan. Uno de los casos más irritantes, por la trascendencia que tiene para la Central y todos los trabajadores en su conjunto, es el de la representación de la CUT en la reunión anual de la OIT, para la cual, ni se discuten a cabalidad los documentos que se llevan, ni se define democráticamente en reunión del Comité Ejecutivo la integración de la delegación oficial, que ahora se asume como una propiedad privada del Presidente y el Secretario General. Pero además de no haber sido elegidos, como lo prescriben las normas estatutarias, por el Comité Ejecutivo en pleno, una vez que están en la reunión de la OIT, estos compañeros se sienten ungidos con facultades omnímodas para tomar toda clase de decisiones, sin consultar al Comité Ejecutivo, como la que tomaron hace pocos días al suscribir el llamado “acuerdo tripartito” a través del cual le dieron un importante espaldarazo al gobierno de Uribe y decidieron, sin más ni más, revocar la decisión del Comité Ejecutivo, asumida también por el Comando Nacional Unitario, de abstenerse de concurrir a la Comisión Nacional de Concertación de Política Laboral, mientras no existieran garantías reales de respeto a los derechos de los trabajadores y del movimiento sindical colombiano. Sobre el “acuerdo tripartito” y sus consecuencias, los firmantes nos hemos pronunciado en documento aparte, suficientemente conocido por ustedes.
  • El desconocimiento de la democracia sindical reseñado en el punto anterior con relación a la representación de la CUT en eventos nacionales e internacionales se extiende a todas las actividades de la Central en las que el Comité Ejecutivo debería, por mandato estatutario, discutir y tomar decisiones con la participación de todos sus integrantes en reuniones de carácter oficial. En la CUT, sólo unos pocos deciden sobre los gastos de la Central, sobre la contratación de funcionarios, sobre los proyectos de cooperación, sobre los contenidos de los programas educativos y sobre sus ejecutores. Y para rematar, el Presidente de la Central, se pronuncia cada vez que lo considera necesario, asumiendo sobre diversos temas que interesan a los trabajadores y al pueblo, su particular visión, que en muchas ocasiones no coincide con la del resto de integrantes del Comité Ejecutivo.

Todo lo anterior, más otros temas no menos importantes, está conduciendo a la Central Unitaria de Trabajadores a una crisis de proporciones cada vez mayores, que transcurre en la vía totalmente opuesta a los buenos tiempos que atraviesa el movimiento popular en relación con su proceso de unidad para hacerle frente al régimen neoliberal y proimperialista.

Nuestra intención al dirigirles esta comunicación es la de hacer un enérgico llamado a que nos entreguemos todos a la tarea de superar la crisis que vive la Central, ocupándonos de los problemas más acuciantes que viven los trabajadores y sus organizaciones, y en esa dirección saquemos adelante el V Congreso de la CUT, si es que verdaderamente existe voluntad política para fortalecer, como los tiempos lo requieren, la organización sindical más importante del país. Proponemos que se empiece por retomar las reuniones ordinarias del Comité Ejecutivo los días martes en las horas de la mañana y que la próxima dedique todo el tiempo necesario a resolver los urgentes problemas relativos a la convocatoria y realización del V Congreso.

Atentamente,

Firman los siguientes miembros del Comité Ejecutivo Nacional de la CUT: Miguel Antonio Caro, Gloria Inés Ramírez, Luis Alfonso Velásquez, Domingo Tovar Arrieta, Tarsicio Rivera Muñoz, Orlando Ospina, José Diógenes Orjuela, Gustavo Rubén Triana, Álvaro Morales Sánchez.

Gentileza del MOIR.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones