Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA

Saludo de fin de año

Por democracia y libertades sindicales, potenciemos la acción política y la movilización
Por Carlos A. Rodríguez y Boris Montes De Oca (*)

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, 22/12/06.- En las goteras del 2006 nos detenemos un instante para expresarles a los trabajadores colombianos, agrupados en la CUT, nuestra gratitud por la decidida participación en la lucha social y nuestra complacencia porque toda nuestra militancia evidenció compromiso con las políticas de la Central y fue factor preponderante en los éxitos alcanzados.

Desde el primer momento confrontamos la Agenda legislativa del Gobierno y articulamos la acción parlamentaria con la movilización social. Por ello, denunciamos, entre otros proyectos, lo regresivo del Código del Menor, la pretensión de reducir el salario mínimo, la ley forestal y demandamos la reforma pensional y tenemos lista la de la reforma laboral.

Combatimos a fondo las reformas: Tributaria, la de la Ley 100, las transferencias y exigimos que el Presupuesto General de la Nación estuviera en correspondencia con la prioridad social que demanda la Constitución Nacional.

En cuanto a la acción política, orientamos el rechazo a la reelección presidencial y el respaldo a los candidatos progresistas al legislativo, demostrando con ello que es posible mediante la lucha civilista y democrática, avanzar para convertir el Parlamento colombiano, en un escenario de lucha.

La conmemoración del día de la Mujer y el Primero de Mayo, mostraron la capacidad de respuesta sindical, ya que logramos concitar tal multitud, que entusiasmó a nuestra militancia para que las movilizaciones durante el año fueran masivas. En este ambiente de lucha, trabajamos hacia una política pública para los jóvenes.

En relación con los derechos humanos, continúa el martirologio contra la CUT, pues lamentablemente, en lo corrido del 2006 fueron asesinados cinco dirigentes sindicales, un asesor y 55 trabajadores, para un total de 61 afiliados inmolados.

Esta dramática situación hizo que le exigiéramos a la Fiscalía General de la Nación, respuestas a las acusaciones contra el DAS, en las que se ordena el asesinato de dirigentes sindicales. En el marco del Acuerdo Tripartito, también le planteamos a la Fiscalía los criterios de selección sobre 100 casos emblemáticos de asesinatos, que esta institución debe resolver e informarle a la OIT porque la impunidad en Colombia, de más del 99%, muestra el agrietamiento de la democracia.

Ligado a lo anterior, están los escándalos de la parapolítica y la corrupción, que confirman las razones por las cuales la CUT trabajó contra la reelección presidencial, hechos que ilegitiman este Gobierno. En tal sentido, apoyamos a la Corte Suprema de Justicia y a la Fiscalía para que lleve sus investigaciones hasta las últimas consecuencias.

En esta perspectiva exigimos el cumplimiento del Acuerdo Tripartito firmado en Ginebra, que el Gobierno acepta a regañadientes, lográndose por presión del sindicalismo mundial, la Representación Permanente de la OIT, quien ya hace presencia en Colombia y participa en las reuniones de discusión, a propósito de salario mínimo.

Fieles a nuestro compromiso por la paz y la solución política negociada al conflicto armado, acompañamos el proceso de diálogo entre el ELN y el Gobierno y participamos como Garantes en la Casa de Paz. Además, respaldamos e impulsamos la lucha por el Acuerdo Humanitario y demandamos, a propósito del diálogo entre el gobierno y las AUC, el cumplimiento de la verdad, la justicia y la reparación.

En este ambiente de acción política y sindical, realizamos de manera exitosa el V Congreso de la CUT, cuyas conclusiones en un alto porcentaje fueron por consenso, sometiendo a la democracia sindical sólo tres resoluciones. Este significativo hecho permitió una CUT unificada y fortalecida para seguir confrontando la política neoliberal del Gobierno.

En correspondencia con el mandato del V Congreso, participamos en la creación de la Confederación Sindical Internacional, la que se llevó a cabo en Viena, Austria, congregando en torno de ella a 168 millones de trabajadores, de 356 centrales sindicales existentes en 157 países. A la CUT se le dio el honor de ser Presidente del Congreso Fundacional y el privilegio de hacer parte del Comité Ejecutivo de esta nueva Central Sindical.

También contribuimos a la creación de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Área Andina, que agrupa a nueve centrales sindicales, de cinco países. Es importante señalar que en la Coordinadora tienen asiento centrales sindicales afiliadas a la CSI, a la FSM e independientes, mostrando un camino unitario.

Por supuesto que la CUT, denunció la agresión de los Estados Unidos contra el Medio Oriente, exigiendo el retiro de las tropas invasoras y solicitando respeto a la autonomía y a la libre autodeterminación de los pueblos.

Con alegría saludamos el triunfo de gobiernos progresistas en Chile, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Brasil y Nicaragua, porque son una esperanza para quienes en Colombia aspiramos a un gobierno de compromiso social. También registramos el significativo avance de los demócratas en el Parlamento de los Estados Unidos, como un golpe a la política del Presidente Bush.

En la perspectiva de convertir la negociación del salario mínimo en un acuerdo marco-sectorial, presentamos 21 puntos que contienen muchas de las aspiraciones de los trabajadores y que se discutieron en la Comisión Nacional de Concertación, pero que infortunadamente no se concretaron en un acuerdo.

Lamentablemente, en esta oportunidad uno de los miembros del Comando Nacional Unitario avaló los términos de un posible acuerdo, generando un distanciamiento con la CUT, CTC y CPC, el que fue aprovechado por los medios de comunicación para endilgarle a la CUT, la responsabilidad del desacuerdo y no a la intransigencia empresarial y gubernamental.

Frente a las soberbia gubernamental, la CUT contesto con ponderación sindical y el Presidente de la República invitó a las centrales sindicales a reanudar conversaciones, lo que significó un documento escrito al Primer Mandatario, en la que reafirmamos nuestra disposición de diálogo, aspirando a un acuerdo presentable, máxime cuando el crecimiento económico en el último trimestre llegó al 7.68 y éste debe reflejarse en el bienestar de la población.

Para el 2007, tenemos previsto un acompañamiento sindical y político para enfrentar el TLC; ya estamos conversando con los compañeros de la AFL-CIO y la Confederación Sindical Internacional, CSI, para desplazar una comisión de parlamentarios y dirigentes sindicales a los Estados Unidos, para explicar los efectos negativos del Tratado de Libre Comercio con Colombia.

Seguiremos potenciando la lucha social, para lo cual fortaleceremos la Gran Coalición Democrática y prepararemos una Cumbre Política y Social que congregue los más amplios y diversos sectores políticos, que coincidan en una agenda de trabajo. Es decir, impulsar una fuerte alianza política con todos los sectores de oposición al actual gobierno y su proyecto autoritario, que nos permita disputar con éxito los espacios de elección popular.

Nuestras efemérides, empezando por la del 8 de marzo, pasando por la del 1° de Mayo y llegando a una gran Jornada Nacional de Protesta "por la Vida, la Democracia, las transferencias y contra el TLC", tendrán como eje la lucha social, para lo cual toda la militancia de la CUT, debe prepararse.

Así mismo, acompañaremos a los dirigentes sociales y progresistas que aspiren a los cuerpos colegiados y a las alcaldías y gobernaciones, siempre y cuando se comprometan a convertir estos espacios en escenarios de lucha y de compromiso social.

Nos queda solo ratificar nuestra felicitación, instarlos al optimismo y augurarles una Feliz Navidad y un Próspero Año.

(*) Presidente y Secretario General de la CUT / Web
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones