Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA

Nuestros niños deben contar con una patria que los vea crecer con atención integral

Por Carlos Bustos Patiño (*)

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogota-Cundinamarca, 29/04/07.- Es considerado y además cierto, que los niños y niñas son la esperanza de un mundo mejor, pues son ellos quienes encarnan las nuevas generaciones y de ahí se desprende de que la conducta de los hombres y mujeres en el futuro este correlacionada necesariamente, al trato que le demos a los infantes en el presente.

De acuerdo a la información suministrada por la UNICEF, de cada dos niños que nacen en Colombia, uno es no deseado, cada año 200 mil adolescentes son madres, la mayoría de ellas solteras y para más señas, cabezas de familia, al tiempo que 750 mil niños abandonan la educación básica cada año, eso representa el 7% nacional en el área urbana y el 13% en el área rural. En Colombia 2.500.000 niños y niñas, aproximadamente, trabajan y de ellos 1.700.000 son adolescentes y 800 mil son niños entre 6 y 11 años, el 80% trabaja en el sector informal y de cada 10 niños que trabajan 7 no asisten a la escuela. Alrededor de 8.4 millones de niños están en las peores formas de trabajo infantil, entre estas la prostitución, la mendicidad en las calles y la servidumbre por deudas.

La Veeduría Distrital constato que en Bogota del 2001 al 2005, nacieron 2.049 niños y niñas, hijos de madres entre los 10 y los 14 años de edad, en muchos casos por causa de violaciones, cifra que debe llamar la atención a las autoridades y al Gobierno nacional.

El pasado 27 de abril se celebró el Día Universal de la niñez, momento en el que pudimos retomar el tema para examinar la deprimente situación que afrontan nuestros niños, a pesar de existir para ellos unos derechos que están por encima de los derechos de los demás, con fuerza y respaldo constitucional, la verdad no puede ser más trágica. Hoy sufren de desnutrición el 12% de los niños colombianos menores de 5 años, el 12.6% en edades de los 5 a 9 años y el 16% entre 10 y 17 años de edad. El 13.5% de los niños en Colombia muestran retraso en su crecimiento, tienen estatura por debajo de la norma, lo que nos indica que el índice de desnutrición es grave y se ha dado por un período mayor de seis meses. La guajira, Boyacá, Nariño, Magdalena y Vaupés, se cuentan entre los departamentos donde prevalece más este fenómeno y que no decir de los niños del Choco que han muerto por desnutrición, mientras la bienestarina se utiliza para engordar cerdos. Pienso que esta es una constante que se manifiesta en todos los países de América Latina.

Muchas madres, sobre todo aquellas que tienen los hijos no deseados en medio de la mas cruel miseria, han tomado la alternativa de dejarlos abandonados o entregarlos directamente en adopción que por lo regular se da hacia otros países, sobre todo para Europa a donde salen cientos de niños anualmente.

Hace 25 años en uno de estos casos, Luz Elena, de 21 años, deambulaba por las calles de Cali, recién llegada de la provincia, con dos niñas, de sus cuatro hijos, Beatriz de 2 años y Carmenza de 8, no consiguió trabajo, su situación económica era lamentable y las entrego en adopción. En el trámite que se da en estos casos les correspondió a dos familias de Suecia quienes se las llevaron. Algunos familiares de ellas en Colombia trataron de recuperarlas, pero estos procesos son herméticos e irreversibles, no hay ninguna información a cerca de quien se lleva los niños, ni para donde. Las niñas crecieron, en otra cultura, perdieron su idioma y sus costumbres, pero siempre con la inquietud de conocer a su familia biológica. Me contactaron a través de un sindicalista Sueco y encontré en un pueblito de caldas al papa, la abuela materna, una hermana y un hermano, la mamá esta desaparecida desde el mes de junio de 1982. Ellas van a venir a Colombia a reencontrarse con sus familiares y a reconocer al País donde nacieron. Estamos tratando de localizar a la mama, ella se llama LUZ ELENA MARIN GOMEZ y si esta viva se debe encontrar en Cali.

Este es el drama de miles y miles de niños que por la irresponsabilidad del estado no pueden crecer en su patria, con sus hermanos y sus padres, con los vecinos del barrio, con la cumbia, la salsa, el vallenato y el porro, con el idioma castellano de Colombia, con una educación gratuita, con salud y bienestar, sin adultos degenerados que abusen de ellos y los maltraten.

Aquella sociedad alternativa, justa y en paz con la que soñamos, la podremos construir en la medida en que seamos justos con nuestros niños y los protejamos de la violencia de los mayores.

(*) Secretario General de la CUT Bogota-Cundinamarca. Web
El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de Carlos Bustos Patiño, Coordinador ICEM-Colombia / Correo
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones