Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA

Segundo informe de las actividades realizadas por la delegación de la CUT, en la 96 Conferencia de la OIT

 
Pugnamos porque nuestra Central continúe como hasta ahora a la cabeza del más formidable proceso de movilización y lucha de los últimos tiempos contra un Gobierno declaradamente enemigo de los trabajadores y del pueblo colombiano
Por Carlos Rodríguez Díaz (*)

Rebanadas de Realidad - CUT, Ginebra, 18/06/07.- El 8 de junio les remití el importante resultado concretado en la reunión con Don Juan Somalia, Director General de la OIT. Hoy tenemos la buena noticia que la Misión de Alto Nivel de la OIT, estará en Colombia la última semana del mes de agosto.

Luego relacionamos los 22 parágrafos de la Comisión de Normas referidos a Colombia con el título: “Al que no quiere caldo, se le dan dos tazas”. El contenido del informe habla por sí solo.

Aprovechando la estadía en Ginebra de los magistrados de la Corte Constitucional, mantuvimos un permanente intercambio de opiniones y en una ocasión, llevamos a cabo una reunión en donde se expresaron nuestros planteamientos y les manifestamos preocupaciones sindicales.

En la línea de materializar el trabajo en el sector floricultor, definimos con los compañeros de la UITA y el TUC, dinamizar esta labor concretando un ciclo educativo encaminado a lo organizativo.

Llevamos a cabo una reunión con los compañeros de la CGT de Francia, en la perspectiva de fortalecer los lazos de amistad y cooperación, entre la CUT y la CGT de Francia.

Abrimos contactos con los compañeros de la Confederación de Trabajadores de Korea, KCTU, definimos que estarán pronto en Colombia para concretar líneas de trabajo y apoyo. La compañera Kim, Eun-Jo, como Vicepresidente hará parte de la Comisión sindical.

Con los compañeros del Congreso Laboral Canadiense, acordamos firmar un convenio sobre las opiniones sindicales que tenemos acerca del TLC Colombia-Canadá, en un documento parecido al que firmamos con la AFL-CIO.

En esa dinámica tendremos una reunión con el Ministro del Canadá, que próximamente visitará nuestro país, en la perspectiva del TLC. Estaremos prestos a intercambiar opiniones.

Llevamos a cabo una destacada reunión con los compañeros de LO de Noruega, con quienes afianzamos la cooperación con la CUT.

Aprovechando la estadía en la Conferencia, del doctor Juan Alfredo Pinto, Director de Acopi, llevamos a cabo una reunión donde planteamos la necesidad de fortalecer el diálogo social útil y para tal propósito expresamos nuestra total disposición.

Tal y como lo hacemos cada año en junio, en el 2007 continuamos con las reuniones entre empresarios y trabajadores suecos, con empresarios y trabajadores colombianos, en la dinámica del proyecto bilateral de cooperación de Fortalecimiento del Diálogo Social. En esta oportunidad, definimos el cronograma de la estadía que se hará en noviembre y mayor compromiso con los seminarios previos a la visita.

Tramitamos ante el Comité de Libertad Sindical los casos de: Sintramancol, relacionado en el caso 2097; Asociación Colombiana de Aviadores Civiles, ACDAV; Unión Nacional de Trabajadores de las Comunicaciones, Sindicato de la Gobernación de Antioquia, entre otros.

El 11 de junio escribí el artículo titulado: “preocupación frente a reforma del sistema Naciones Unidas”, con el propósito de dar elementos para el análisis.

El 11 de junio acompañamos al Vocero de los empresarios en su presentación en la Plenaria de la Conferencia de la OIT. Esta intervención la hizo el doctor Alberto Echavarría. Asistimos Gobierno, empresarios y trabajadores.

El 11 de junio, acompañamos al vocero de los trabajadores, compañero Apecides Alvis, en su presentación en la Plenaria de la Conferencia de la OIT. Asistimos empresarios y trabajadores. El Gobierno brilló por su ausencia.

El 12 de junio escribí el artículo titulado: “alerta sindical con reforma a la OIT”, con el fin de abrir la discusión sobre el tema.

El 13 de junio, previo a la reunión con el Comité de Libertad Sindical, resumimos la situación de los trabajadores de la Universidad de Córdoba, en un artículo titulado: “violencia paramilitar contra sindicalismo colombiano”. Este documento sirvió de referencia para la reunión.

El 13 de junio acompañamos al vocero gubernamental en su presentación en la plenaria de la Conferencia de la OIT. Esta intervención la hizo el doctor Diego Palacio Betancourt. Asistimos gobierno, empresarios y trabajadores.

El 13 de junio, el Gobierno, en el marco de la Conferencia, invitó a una recepción en la sede de la Embajada, a la que concurrió la delegación gubernamental, empresarial y la CGT. La CUT, la CTC y la CPC, no participaron.

El 14 de junio sostuvimos una importante reunión con la señora Karen Curtis, quien estuvo acompañada por el Asesor Horacio Guido, a estos funcionarios del Comité de Libertad Sindical les expresamos nuestra preocupación por el incumplimiento, por parte de Gobierno y empresarios, de las recomendaciones de la OIT, caso Ecopetrol, quien no ha reintegrado a los despedidos producto de la huelga, cuyo carácter de legalidad para la OIT es incuestionable.

Aquí ratificamos la denuncia sobre el caso Sintraunicol, Córdoba, donde los paramilitares confirmaron su ingerencia en la Universidad y en la presión al sindicato para modificar la convención colectiva. Este caso el Comité lo analizó y presentó recomendaciones.

El 14 de junio también llevamos a cabo una reunión con el señor Edward E. Potter, portavoz de los empleadores en la Comisión de Normas, con el fin de manifestarle el rechazo a la politización de la lista de casos y a la pretensión empresarial de quitarle a la Comisión el poder vinculante con lo jurídico. También demandamos su cooperación para que la Misión de Alto Nivel que se designe para Colombia, tenga una representatividad acorde con la magnitud del problema que nos aqueja.

El 15 de junio escribí el artículo “Colombia, de república innombrable a referente permanente”, que sintetiza lo que ocurre con nuestro país en la Conferencia de la OIT.

El 15 de junio nos reunimos con el señor Jean Maninat, Director de la OIT para América, para ultimar detalles sobre la Misión que viaja a Colombia y reforzar la representación permanente de la OIT en Colombia.

En la última plenaria de la Conferencia, de manera inédita, se reabrió el debate sobre Colombia, porque el Gobierno planteó una constancia al igual que los empresarios, en su intervención el Gobierno rechazó el planteamiento solidario que hizo el compañero Sankar Saha, Secretario General de la Unión de Trabajadores de la India, quien denunció la política permisiva del Gobierno y empresarios con los paramilitares para obstruir el ejercicio sindical.

Este hecho fue respondido, de manera brillante por nuestro vocero, compañero Apecides Alvis, que motivó un estruendoso aplauso, como sinónimo de respaldo. La constancia dice:

Infortunadamente, una tenaza de gobernantes y empresarios impidió que la OIT actuara frente a la seria situación que ocurre en Colombia. Los empleadores impusieron un inaceptable veto en contra de los procedimientos acordados, al negarse a discutir los casos de Colombia, Japón y Costa Rica, que encajan totalmente con los criterios acordados por los empleadores y trabajadores en la Comisión de Normas.

Esos empresarios y esos gobernantes que chantajearon para ocultar la grave situación de las y los trabajadores en Colombia, deberán asumir su responsabilidad histórica y jurídica por el exterminio de las organizaciones sindicales, sus dirigentes y militantes en Colombia.

La delegación sindical colombiana, con el apoyo del Grupo de los trabajadores, hizo lo que estuvo a su alcance para que no se concretara el atropello.

La no inclusión de Colombia en la lista fue una legitimación de la impunidad, pues primó la arrogancia empresarial y la prepotencia gubernamental, características indiscutibles de quienes practican la esencia neoliberal.

El chantaje absurdo e inaceptable de los empleadores pone en riesgo el tripartismo y avala a quienes violan las libertades sindicales en el mundo entero.

Para el movimiento sindical colombiano la inclusión del caso de Colombia en la lista es lo que corresponde a la gravedad de la situación y es, sin duda, una buena medida para contribuir a superarla. En efecto, un análisis somero de los ocho criterios establecidos por la propia Comisión (documento D.1), indica que el caso colombiano cabe en todos y cada uno de esos puntos.

Los delegados trabajadores de Colombia no renunciamos a exigir que el caso de Colombia figure en la lista y demandamos que se incluya, por ser una de las situaciones más dramáticas de todas las que tiene para su consideración la Comisión. Pedimos firmemente que el asunto sea debatido, que se adopten conclusiones y se concierten las medidas adecuadas y proporcionadas con la gravedad de la situación.

El sindicalismo colombiano continuará propugnando por el diálogo social útil, defenderá sin vacilaciones el tripartismo de la OIT e intensificará la campaña de denuncia nacional e internacional en procura de alcanzar lo que no fue posible en la OIT. No descansaremos hasta que la razón se imponga y Colombia responda ante la OIT y en todos los escenarios internacionales por su conducta antisindical.

Así las cosas, organizaremos con el sindicalismo mundial amplias acciones de solidaridad, en todos los rincones del planeta, para que se conozca la difícil situación en Colombia y la OIT escuche y asuma las justas demandas de los trabajadores.

Rechazamos el silencio cómplice con el gobierno de Colombia, que alienta las violaciones y promueve la impunidad de los Estados que incumplen sus obligaciones internacionales. Recordemos, para finalizar, al gran defensor de los derechos humanos de los negros, Martin Luther King, quien a este respecto afirmó: “Cuando se recuerden las grandes atrocidades que han ocurrido en el siglo XX, se verá que lo peor no han sido las fechorías de los malvados, sino el silencio de las buenas personas”.

Aquí se adoptó el informe de la Comisión de Normas que incluyó a Colombia.

En la reunión del Comité de Libertad Sindical, de nuevo el Gobierno pretendió vetar a la compañera Úrsula Engelen Keffer, de la DGB de Alemania, argumentado que ella viola la normatividad OIT, puesto que no poede se juez y parte, ya que había intervenido en la plenaria, denunciando la situación de Colombia. La afirmación gubernamental generó la máxima solidaridad sindical, circunstancia en la se que aprobó el informe sobre Colombia.

En la reunión del Consejo de Administración, el compañero C. Leroy Trotman, Vocero del grupo de trabajadores, retomó el planteamiento sindical de Colombia e informó sobe la designación de la Misión de Alto Nivel, aspirando que para la reunión de noviembre se tengan respuestas positivas sobre este caso, una vez más, el Gobierno pidió la palabra para manifestar que se habían violado las reglas de juego acordadas, porque si Colombia no se había incluido en la lista de casos, no se tenía que nombrar y los voceros de trabajadores lo hicieron en todo momento.

Sostuvimos una positiva reunión con el Presidente del Comité de Libertad Sindical, señor Paul Van Der Heijden y la señora Karen Curtis, a quienes les expresamos la preocupación por el incumplimiento de las recomendaciones del Comité y les solicitamos acompañar al Misión de Alto Nivel que viajará a Colombia.

Terminamos la Conferencia, el Comité de Libertad y el Consejo de Administración, con el tema Colombia en todo momento, hecho de gran significado para el sindicalismo que evidencia claramente, la forma como se remonto a Colombia de “República innombrable a referente permanente”.

Finalmente, resalto la extraordinaria cooperación que nos brindó la Escuela Nacional Sindical, como la Comisión Colombiana de Jurístas, con la presencia y asesoría permanente de los compañeros Luciano Sanín, Lina Paola Malagón y Carlos Rodríguez Mejía. Su acompañamiento técnico, jurídico y político fue brillante.

Lo cierto fue que con dignidad sindical remontamos la adversidad en OIT.

(*) Presidente de la CUT. Web
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones