Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA

Pensiones por debajo del mínimo afrentan la democracia

Por Carlos Rodríguez Díaz (*)

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, 16/07/07.- La informalidad laboral, la permanente rotación de trabajadores entre empleo y empleo y las nuevas normas pensionales, traen como consecuencia que cerca de trece millones de trabajadores no puedan pensionarse, ni en el Seguro Social ni en las administradoras privadas, al no reunir los requisitos establecidos.

En una democracia que desarrolle el Estado social y democrático de derecho, el objetivo central de su política debe ser reducir la informalidad y ejecutar planes que generen empleo formal hasta erradicarla, de tal manera, que los trabajadores coticen para adquirir una mesada pensional digna para su retiro.

Frente a lo anterior, el gobierno busca crear estímulos, que a nuestro juicio, perpetúan la informalidad y hacen imposible la mesada pensional. Es el caso del Beneficio Económico Periódico, BEP, que resulta de una combinación de ahorro personal y subsidios estatales. El ahorro lo manejarían las AFP.

Lo cierto es que el BEP, estará por debajo del salario mínimo, pese a que la constitución prohíbe que las pensiones sean inferiores a la remuneración básica legal. De otra parte, a los independientes se les obliga a cotizar, por lo menos, a salud y pensiones, reduciendo las posibilidades de que muchos ocupados, sin vínculo laboral, accedan al sistema de seguridad social paga.

Un trabajador independiente que perciba el salario mínimo, debe destinar el 28% para salud y pensiones; 12.5% salud y 15.5% pensiones, haciendo difícil su afiliación a la seguridad social, razón por la que es preciso acoger la política de la OIT sobre el trabajo decente, que implica la lucha contra el trabajo precario o tercerizado.

Recordemos que esta dramática situación fue prevista desde el comienzo de este gobierno, al conseguir que en el acto legislativo 01 del 2005, que ratificaba la prohibición de pensiones inferiores al salario mínimo, se abriera la compuerta para que una ley determine “los casos en que se puede conceder beneficios económicos periódicos inferiores al salario mínimo, a personas de escasos recursos que no cumplan con las condiciones requeridas para tener derecho a una pensión”.

Luego en el Plan Nacional de Desarrollo, 2006-2010 se incluyó, crear la Administradora Colombiana de Pensiones, Colpensiones, para administrar el régimen de prima media y los BEP y, de paso, liquidar a Cajanal y a la administradora de pensiones del ISS.

Este itinerario continúo, con la aprobación del PND por el Congreso, que determinó que los trabajadores de los niveles 1 y 2 del Sisbén podrán cotizar a salud y pensiones por menos de un salario mínimo mensual, de manera que se pueden afiliar quienes trabajen unos pocos días al mes.

Como podemos constatarlo, la afrenta a la democracia es resultado de una orientación producto de un modelo económico, que en lugar de afrontar las causas de los problemas para solucionarlos, se limita a esconderlas, permitiendo con ello, el agrietamiento social. El gobierno, no puede auspiciar la vulneración constitucional; todo lo contrario, tiene la obligación de prohijarla y estas políticas contravienen la carta magna.

(*) Presidente de la CUT. Web
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones