Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA

El debate en torno a la metodología para medir el empleo

Por Carlos Rodríguez Díaz (*)

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, 16/10/07.- Recientemente se ha presentado una amplia controversia en torno a los indicadores de desempleo y la metodología empleada por el DANE para realizar tales mediciones. En especial ha sido álgida la discusión generada por los resultados más recientes, que muestran un incremento en el desempleo y que contrastan con las cifras de crecimiento económico, que son las más positivas de los últimos años. En junio del 2007 la tasa de desempleo según el DANE, llegó al 11.1%, lo cual implica que 2,2 millones de colombianos están hoy desocupados, superando el 10,5% registrado durante el mismo mes del 2006.

La reacción del gobierno y de funcionarios de instituciones como el DNP, ha sido la de afirmar que existen problemas con los datos aportados por el DANE, y en especial con la metodología utilizada, que ha sufrido importantes cambios en los últimos años. De acuerdo con este argumento, estos cambios metodológicos implicarían problemas para establecer comparaciones y se propone como alternativa utilizar los datos aportados por el sistema de seguridad social, como los más indicados para inferir el comportamiento del empleo en el país.

Al respecto existen varios cuestionamientos y como anota Juan Carlos Guataqui, profesor de la Universidad del Rosario, “Usar indicadores aproximados para analizar el comportamiento del empleo solo contribuye a incrementar la confusión, porque desvirtúa a la Gran Encuesta de Hogares como instrumento de monitoreo del mercado laboral”.

Stefano Farne, director del Observatorio de Mercado de Trabajo y la Seguridad Social de la Universidad Externado, coincide en este sentido al llamar la atención sobre la debilidad de los indicadores de afiliación a la seguridad social, como instrumentos para determinar el comportamiento del empleo, pues un incremento en la afiliación no necesariamente implica un aumento en la población ocupada, por cuanto podría indicar únicamente una formalización de la población que trabaja en la informalidad.

El incremento en la afiliación puede tener que ver de igual forma, con la obligatoriedad de afiliación al régimen de seguridad social, exigido por algunos concursos para cargos en el sector público y privado, e incluso para el ingreso en algunas universidades. Por esta vía, muchos desocupados terminan afiliándose a la seguridad social, pero sin que ello garantice su incorporación al mercado laboral.

No obstante y contrario a lo que opinan muchos, Farne, destaca que de acuerdo con los datos arrojados por la Encuesta Nacional de Hogares, en los últimos años se ha presentado una mejoría en las tasas de ocupación y que ello implicaría que se están generando empleos a una tasa superior a la tasa de crecimiento de la población.

No obstante el problema de fondo en este tema, es que no existe unanimidad en torno a las cifras de empleo, y ello crea un ambiente de confusión que dificulta el análisis del mercado laboral, retardando cualquier política que pudiera implementarse para enfrentar los problemas existentes, sobre todo en lo concerniente a la calidad del empleo.

(*) Presidente de la CUT. Web
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones