Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA

No más descuentos ilegales a los trabajadores

Por Carlos Rodríguez Díaz, Presidente de la CUT.

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, 31/10/07.- La Corte Constitucional en sentencia de tutela T-716 de 2007, al momento de conocer la acción presentada por una trabajadora que pese a tener el salario mínimo, venía siendo afectada por descuentos que su empleador le hacía con cargo a objetos extraviados, que supuestamente estaban bajo su custodia; expone con claridad que sin que se cumplan los requisitos del artículo 149 del Código Sustantivo del Trabajo, dichas deducciones son ilegales y por tanto el empleador está en la obligación de restituir los dineros que como consecuencia ha dejado de percibir el trabajador.

Dicha sentencia se basa en jurisprudencia reiterada de la Corte, donde se ha reconocido que el trabajo es un derecho, que goza de la especial protección del Estado y por tanto hay ciertas reglas que deben respetarse para que su prestación sea digna y justa.

Se establece una garantía especial para aquellos trabajadores que reciben como contraprestación de su trabajo, el salario mínimo; aunque ellos mismos autoricen a sus empleadores para hacer deducciones, estas están prohibidas y son ilegales, porque afectan la remuneración digna y el mínimo vital, definido como:

“Aquella porción del ingreso del trabajador que permite cubrir sus necesidades básicas y las del núcleo familiar que de él depende, que en conjunto permiten la preservación del principio de la dignidad humana.”

Esta sentencia basada en una garantía que está prevista en el Código Sustantivo del Trabajo y que debería ser aplicada como regla general en todos los casos, protege el derecho a una remuneración digna y justa y pretende frenar los descuentos ilegales y abusivos que algunos empleadores acostumbran a hacer sin ninguna consideración moral ni legal, especialmente por pérdida de instrumentos de trabajo o por préstamos que hacen a los trabajadores.

Las retenciones que se hacen del salario, si tenemos en cuenta que en la mayoría de los casos con la única fuente de ingreso de quienes viven de su trabajo, van en contra de la dignidad humana y ponen en peligro la subsistencia de los trabajadores y de sus familias.

Por tanto, es de buen recibo para el sindicalismo que en el marco del Estado Social de Derecho se proteja el salario, como parte esencial del derecho fundamental al trabajo, sin la cual no puede predicarse su pleno ejercicio.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones